Onside

Andrés Romero, pim, pum, pam

Por Redacción EG · 29 de mayo de 2017

El golfista argentino en respuestas cortitas y… al hoyo.

En mi iPod suena... cuarteto. Me gusta Ulises Bueno.

Cuando me enojo... soy bravo. Igual, ya aprendí que no debo enloquecerme. Cuando lo hice, pegué una piña y me rompí la mano. Eso me perjudicó.

Mi ídolo en mi infancia era... Tiger Woods. Jamás se lo dije, pero sí le pedí un autógrafo.

El mejor lugar que conocí por trabajo es... Georgia, donde está la cancha de Augusta. Jamás me lo olvidaré.

Amo... el golf y a mi hija.

Detesto... la traición. Me molesta muchísimo confiar y que después me defrauden.

En mi tiempo libre... me junto con mis amigos para charlar, comer asados, jugar a las cartas. Disfruto mucho al estar en Tafí del Valle. Adoro ese lugar. Ahí, básicamente, descanso.

No me pueden faltar... ni la paz ni la sonrisa. La vida es para disfrutarla.

Me encantan... las empanadas de carne y de pollo que hace mi mamá, Rosa.

Mi lugar en el mundo es... Tucumán; vivo en Tafí del Valle y en Yerba Buena. No los cambiaría por nada en el mundo.

Les tengo miedo a... las víboras y a las ratas. Si tengo a una enfrente, me desmayo.

No duermo sin antes... mirar televisión; termino el día mirando golf o una película, y no soy de quedarme dormido con la tele prendida.

Mi sueño es... ganar un Major.

En busca de la recuperación
Nació el 5 de agosto de 1981, en Tucumán, y tiene 35 años. Se crió en Yerba Buena, que está a 10 kilómetros de San Miguel de Tucumán –la capital de dicha provincia–, y conoció el golf a través de su tío. Empezó a los ocho años, tiempo en el que se las ingeniaba para armarse los palos porque carecía de dinero para comprarlos. Fue caddie e inició su camino como profesional en 1998. En 2007, dio un golpazo: terminó tercero en el Abierto Británico. Luego, consiguió su único título en el Tour Europeo. En 2008, ganó su única estrella en el PGA Tour y fue elegido como el novato de aquel año dentro del circuito más exigente del mundo. En su carrera, además, obtuvo un título en el Challenger Tour y 15 torneos más. En total, acumula 18 conquistas. En 2015, un fatídico puñetazo, producto de la calentura en plena competencia, lo llevó a retroceder: se fracturó el hueso metatarsiano de la mano derecha y no sumó más puntos durante aquella temporada. Aquí y ahora, solo piensa en volver a tener su tarjeta full time en el PGA Tour.

Nota publicada en la edición de abril de 2017 de El Gráfico

DEJÁ TU COMENTARIO