Primera División

Juan Román Riquelme logró su cuarto título como dirigente

El máximo ídolo de la historia de Boca, hoy vicepresidente de la institución, celebró la conquista de la Copa de la Liga, la cuarta estrella en sus dos años y medio de gestión.

Por Redacción EG ·

23 de mayo de 2022

JUAN ROMÁN RIQUELME, el máximo ídolo de la historia de Boca, consiguió este domingo en Córdoba su cuarto título desde que asumió como vicepresidente en diciembre de 2019, después del triunfo xeneize por 3-0 ante Tigre en la final de la Copa de la Liga.

Román, que el 24 de junio festejará 42 años, cumplió su gran objetivo de festejar un título más con el club del que es hincha y en donde pasó sus mejores jornadas como jugador.

Este domingo celebró al lado del director técnico Sebastián Battaglia, guerrero junto a él de tantas batallas épicas como futbolistas y de quien se dice que no está en el mejor momento de su relación y que ayer mientras esperaban el vuelo en el aeropuerto para viajar a Córdoba se mostraron para los fotógrafos hablando como si nada.

El 10 fue admirado por todos como futbolista y ahora discutido como dirigente, desde ciertos sectores, por algunas acciones durante su mandato o declaraciones polémicas a los medios, terreno en el que su presencia nunca pasa inadvertida.



El 20 de diciembre de 2019 se puso el traje de encargado del fútbol del club y bajo sus ordenes están cuatro ex compañeros de la era de gloria de Carlos Bianchi como entrenador, Jorge Bermúdez, Raúl Cascini, Marcelo Delgado y el recientemente incluido Mauricio Serna, que son los que manejan todo lo concerniente a la relación con el cuerpo técnico y el plantel.

Detrás de ellos esta Román que, como antes en la cancha, con sus decisiones amagando para un lado y luego buscando una salida para el otro, les indica el camino a seguir.

Desde aquel primer título por la Superliga 2019/2020 el 7 de marzo, antes de la pandemia de coronavirus, con Miguel Ángel Russo como entrenador, se inició todo un recorrido.

Después vinieron dos títulos más: la Copa Diego Armando Maradona en San Juan y la Copa Argentina en Santiago del Estero, ambas conquistadas por penales, la primera ante Banfield y la segunda frente a Talleres de Córdoba.

Esta consagración en Córdoba lo encuentra con la mirada ya puesta en 2023, año en el que algunos piensan que se puede postular hasta como presidente, y con la cabeza en tratar de conseguir la Copa Libertadores.