TMA: Todo menos Argentina

Gary Medel, el más querido por los chilenos

Por Darío Gurevich · 04 de julio de 2015

Ni Alexis Sánchez, ni Claudio Bravo, ni Arturo Vidal, ni Jorge Valdivia. El Pitbull es adorado por la patria futbolera que sigue a la Roja. A una cuadra de La Chascona, la casa de Pablo Neruda en Santiago, le rindieron homenaje en un mural.


SANTIAGO, Chile (Enviado especial).- El pueblo chileno se rinde a sus pies. Las muestras de afecto, genuinas y sinceras, afloran tiempo completo, sea en la cancha a través de un cantito en el que pronuncian su nombre, en las redes sociales o en la puerta del complejo Juan Pinto Durán, el centro de operaciones de la Roja durante la Copa América. Incluso, cuando el plantel salió a saludar allí en reiteradas ocasiones, Gary Medel fue siempre el primero al que la gente abrazó.

Condecorado después del Mundial de Brasil 2014 por el Ejército de Chile, amado por jugar al límite más allá de cualquier contexto y circunstancia, el carrilero devenido a marcador central cuenta con un apoyo sideral y que aún asombra. Su infortunio tras su gol en contra en las semifinales no opacó su idolatría. Al contrario: pareció potenciarla. 

De todos modos, hubo un detalle que sorprendió. A una cuadra de La Chascona, la casa de Pablo Neruda en Santiago, precisamente en la intersección entre Antonia López de Bello y Chucre Manzur, un artista callejero le rindió homenaje al 17 de la Roja. En el mural, entonces, se observa al defensor arriba de un Velociraptor, un dinosaurio asesino al que doma y parece utilizar para atacar. 

A horas de que Medel quizá agigante su figura, fogoneada por un título, el ingenio popular no se detiene y desconoce de límites.

Temas en esta nota:

Más de TMA: Todo menos Argentina
Imagen de Chile tiene nuevo entrenador y no es argentino
TMA: Todo menos Argentina

Chile tiene nuevo entrenador y no es argentino

Después de Bielsa, Borghi, Sampaoli y Pizzi, ahora es el turno de Reinaldo Rueda. El colombiano deja Flamengo tras perder con Independiente y ya piensa en Qatar...

DEJÁ TU COMENTARIO