(sin categoría)

Mourinho, entre el éxito y la cuerda floja

Por Alejandra Altamirano Halle · 06 de noviembre de 2015

Los malos resultados del Chelsea están afectando al entrenador portugués. Tras el escándalo por insultar a un árbitro, asegura estar preparado para los tiempos difíciles que podrían cortar con diez años de éxitos deportivos.

 “No tengo ni idea. Quizás me siente en una esquina de la calle con mi iPad. Quizás no vea el partido. Quizás lo siga por comentarios en internet”. El autor de la frase no es un hincha del Chelsea que está enojado por el mal rendimiento del equipo y todavía no ha decido si verá o no el próximo partido ante Stoke City. Quien la pronunció es el mismísimo entrenador de los Blues, José Mourinho, quien no podrá entrar al Britannia Stadium este fin de semana. El portugués recibió una sanción y también una multa económica de la Federación Inglesa de fútbol por insultar e increpar a un árbitro dentro de un vestuario. En consecuencia, no podrá entrar al estadio del Stoke City este sábado. 

La situación del Chelsea no es la mejor. Está décimo en la Liga, con seis derrotas en las primeras 11 fechas. Mourinho atraviesa una racha temperamental totalmente asociada a este flojo momento de su equipo, que deja la puerta abierta a la posibilidad de cortar con una carrera exitosa.

“En mayo de 2004, dije que, un día en mi carrera, llegarían los malos resultados”, abrió el paraguas en la conferencia de prensa del partido ante Dinamo Kiev. “Un día los malos resultados llegarán y los enfrentará con la misma honestidad y dignidad con la que me manejo como campeón europeo. Mayo de 2004. Once años después, resistí bien a la naturaleza de mi trabajo y la naturaleza del fútbol. Once años esperando esto”, confesó Mou.

Si bien no está en su naturaleza ser políticamente correcto. El mal momento futbolístico del Chelsea está afectando en las malas decisiones del entrenador. La última: el escándalo que comenzó el 25 de octubre pasado, cuando Mou se mostró furioso con el árbitro Jon Moss, que dirigió en la derrota de su equipo ante West Ham por 2 a 1.

Según la declaración del árbitro al comité de disciplina de la FA, Mourinho lo estaba esperando en la puerta del vestuario “claramente agitado” y comenzó a reprocharle de forma agresiva por algunas de sus decisiones. Moss le permitió el ingreso al vestuario para conversar y le contestó sobre las jugadas en cuestión: la expulsión de Matic, un gol anulado por off side de Cesc Fábregas y un cabezazo de Kurt Zouma, que no cruzó la línea de gol. 

“El Sr. Mourinho me preguntó por un tackle, un offside y una situación en la línea de gol. Le di breves respuestas a sus preguntas. Y le pedí que se retirara del área de vestuarios. Se negó. Le volví a pedir. Y cuando se volvió a negar le pedí al encargado de seguridad del West Ham que lo acompañe a salir del lugar. A este punto, el Sr. Mourinho se había puesto muy agresivo y animado. Gritó ‘ustedes los árbitros son unos malditos débiles’”, contó el árbitro Moss en su denuncia a Mourinho, quien metió en medio del lío a su colega del Arsenal. “Wenger tiene razón sobre ustedes, son malditos débiles”, le gritó al referí antes de salir del vestuario.

Después del incidente, el árbitro lo expulsó para el segundo tiempo, que Mou vio desde atrás del banco de suplentes. La FA respaldó al árbitro y le impuso a Mourinho la prohibición de pisar un estadio por un partido y una multa económica de 40000 libras, que el entrenador no quiso apelar porque sabe que “es una batalla a perder”.

Ya tiene bastante con las batallas con las que tiene que lidiar dentro del propio vestuario del Chelsea. Según el periodista Garry Richardson de BBC Radio 5, la relación entre el DT y los jugadores tocó el fondo. Hasta aseguró que una de las estrellas del equipo dijo que "prefería perder que ganar para Mourinho". 

Mientras que el Dairy Mail afirma que el magnate ruso Roman Abramovich lo despediría en caso de que no pueda dar vuelta la racha adversa que le toca afrontar por estos días. Y que todavía tiene aire porque un despido implicaría el pago de una suma cercana a los 50 millones de libras.

“Elegiré la alineación e intentaré preparar al equipo para todos los aspectos del partido. Intentaré preparar el partido mejor que nunca”, afirmó Mou. Porque, aunque lo haya dicho once años atrás, no soporta los malos resultados, ni tampoco pensar que hay alguna chance de que esté llegando su fecha de vencimiento. 

Alejandra Altamirano Halle

DEJÁ TU COMENTARIO