(sin categoría)

Sensacional victoria de Los Pumas, que ya están entre los cuatro mejores del Mundial y sueñan con más

Por Redacción EG · 18 de octubre de 2015

Superaron a Irlanda por 43-20 y se metieron en la semifinal de la Copa del Mundo. El equipo comenzó y terminó el partido a toda orquesta. El próximo domingo, a las 13, enfrenarán a Australia, que venció 35-34 a Escocia.


Los Pumas volvieron a hacer historia. Con una sensacional victoria sobre Irlanda, por 43-20, se metieron en las semifinales del Mundial, que el próximo fin de semana los enfrentará al ganador de Australia-Escocia. Un gran partido del equipo de Hourcade en el estadio Millenium, de Cardiff. Un partido que arrancó a toda orquesta y que terminó a toda orquesta. Y en el nudo del desarrollo, cuando Irlanda elevó su rendimiento y se acercó en el marcador, Los Pumas supieron sufrir y reinventarse a través de los cambios que introdujo el cuerpo técnico, que contribuyeron a recuperar el mejor semblante del equipo.

Los primeros 20 minutos de Los Pumas fueron fantásticos. Con orden, dinámica y agresividad, sorprendieron a los irlandeses y tradujeron esa supremacía en el resultado, gracias a los tries de Moroni e Imhoff, convertidos con precisión por Nico Sánchez. Un 14-0 que dejó atónitas a las miles de almas verdes instaladas en el hermoso estadio de Cardiff.

Le costó a Irlanda absorber esos golpes. Jugadores atomizados no podían encontrar el nivel normal de juego, que fueron recuperando paulatinamente en los últimos veinte minutos de la etapa inicial, especialmente luego de un try que le devolvió el alma al cuerpo y reinstaló el partido en esa zona de paridad con que finalizó la etapa, con un 20-10 a favor de Los Pumas.

La reacción irlandesa se ratificó en el inicio del segundo tiempo. Llegó otro try de los verdes y Los Pumas parecieron conmovidos, sin el orden y la lucidez del arranque.  El 20-17 era exiguo en los números, pero más aún en el desarrollo del juego. Un penal de Nico Sánchez estiró la ventaja a 23-17, pero el partido seguía en zona de riesgo, como bien lo demostró el penal inmediato de Madigan, para mantener el resultado en cortísimos tres puntos.

Ante la baja en el rendimiento individual y colectivo, Hourcade comenzó a mover el banco. Estaba claro que Los Pumas habían perdido intensidad y precisión, que cierto descontrol se había apoderado de la prestación general del equipo.  Parecía que en los últimos veinte minutos el sufrimiento sería protagonista. Pero, de repente, reapareció la lucidez…

Luego de que Nico Sánvez convirtiera el penal para el 26-20, Irlanda sintió el aguijón de la desesperación y Los Pumas hallaron el resquicio para el try de Tuculet, facturado por Nico para establecer el 33-20 a 12 minutos del final. Y pegadito, tras una salida desprolija desde el line, Fernández Lobbe metió magia y habilitó a Imhoff para que apoyara el try con la palomita soñada. Un 40-20, a ocho minutos del final, que depositaba a Los Pumas en la semifinal del próximo fin de semana, instancia que se ratificó con el último penal de Sánchez, máximo anotador del partido y gran figura de la consagratoria actuación argentina. Por segunda vez en la historia, Argentina está entre los cuatro mejores del mundial.
 

DEJÁ TU COMENTARIO