(sin categoría)

Pases argentinos (III)

Por Martín Mazur · 11 de agosto de 2009

Una nueva mirada antes de arrancar la temporada a las transferencias argentinas por Europa.

Juan Pablo Carrizo (de la Lazio al Real Zaragoza): Si JP aprendió de sus errores, lo único que debe hacer al desembarcar en tierra española es no hablar de su estilo, y mucho menos, de sus gambetas. Fue este último tema, en definitiva, el gran detonante de su imprevista crisis con la Lazio (Lotito no es alguien que invierta 10 millones en alguien para exiliarlo al año siguiente). Y eso que el entrenador ya no es el mismo. Lo lógico sería pensar que en España andará muy bien y que volverá a pelear seriamente por el arco de la Selección.

Mariano Andújar (de Estudiantes al Catania): Su regreso a Sicilia -para jugar en el clásico rival del Palermo, su ex equipo- le abre una gran oportunidad a nivel personal pero también genera una lógica duda respecto de su futuro en la Selección. La muestra más reciente es lo que sucedió en Italia con Carrizo. En el año del Mundial, Andújar sabe que tiene que ser titular todos los partidos. Llegó para eso, con una chapa muy distinta a la que llevaba cuando llegó transferido de Huracán: ahora es el arquero campeón de América, récord en la Copa Libertadores y titular en la Selección de Maradona. Sólo debe mantener el nivel.

Albano Bizzarri (del Catania a la Lazio): Con 31 años, el ex Racing y Real Madrid había logrado erigirse en unos de los mejores arqueros de la Serie A. Su salida tumultuosa del Catania para firmar con la Lazio presupone un paso adelante en su carrera, aunque si se toma en cuenta la formación que le ganó la Supercopa italiana al Inter, en China, habrá que imaginarse a Bizzarri como relevo del uruguayo Muslera, el mismo que en su momento le sacó el puesto a Carrizo. En ese caso, si siguiera de suplente, más que un paso adelante podría transformarse en un paso atrás.

Gabriel Heinze (del Real Madrid al Olympique de Marsella): El Ingeniero Pellegrini no parecía contar con él, al igual que la nueva dirigencia del Madrí. Pero si algo se encargó de hacer el ex Newell's en su experiencia europea es de generarse mercado: dejó buena imagen en España, Portugal, Francia e Inglaterra. Y no sorprende entonces que rápidamente lo haya ido a buscar un equipo que le viene a la medida, como el Marsella: pasionales hasta la médula, todo indica que Heinze llegará al Mundial no sólo con continuidad, sino que como favorito de la gente, como ya le pasó en el PSG y el Man United.Mejor, imposible.

Rodrigo Palacio (de Boca al Genoa): El gran goleador de Boca en finales llega al fútbol italiano casi de rebote. Siempre había manifestado su deseo de jugar en España. Y aunque haya quedado atrás aquel supuesto interés del Barcelona, la primera misión de Rodrigo es volver a tener continuidad tras una temporada esquiva en ese rubro. La dupla con Crespo -dos que estuvieron en el último Mundial- suena óptima como para adaptarse más velozmente a la Serie A.

Hernán Crespo (del Inter al Genoa): Será difícil que su transferencia a Génova no signifique un avance en su carrera. Relegado en el Inter, donde ni siquiera pudo integrar la lista de Champions League, mantuvo siempre la boca cerrada y llegó a ser puesto de ejemplo por Mourinho. Ahora, el ejemplo será transformarse en uno de los goleadores de la Serie A y volver a generarse una posibilidad en la Selección. Habría sido más fácil si se decidía a dar el paso en enero, pero aún está a tiempo de ser el 9 que acompañe a Messi.

Entradas anteriores
Lisandro López, Zuculini, Lucho González, Tevez.
Saviola, Pastore, Milito, Spolli, Pillud

DEJÁ TU COMENTARIO