(sin categoría)

Idolos de la Selección: Jorge Mario Olguín

Por Redacción EG · 07 de mayo de 2014

Excepcional defensor con capacidad goleadora y potente remate de media distancia. Fue titular en el Mundial de Argentina 1978. Injustamente relegado en más de una ocasión, es uno de los futbolistas más brillantes de su generación.

Destacado zaguero de San Lorenzo, con excelente condiciones técnicas para el puesto, fue uno de los jugadores símbolo de la Selección de César Luis Menotti. No recurría al golpe para reducir al delantero rival y tenía dotes para conducir la pelota con la capacidad propia de un volante. Pese a actuar como marcador central en el equipo azulgrana, Menotti lo posicionó siempre sobre el lateral derecho en el conjunto nacional, con el que alcanzó la gloria máxima en 1978: ¡campeón del mundo! No se caracterizaba por sus apariciones mediáticas. El hablaba con su juego distinguido y fue parte importante del equipo. Le pegaba muy bien en los tiros libres y sumó muchos goles por esa vía. Luego del Mundial 82, al terminarse el ciclo de Menotti no volvió a vestir la celeste y blanca, pero sí continuó con su personalidad ganadora: la había mostrado con San Lorenzo, siguió por el rumbo del éxito con Independiente a partir de 1980 y lo reafirmó con Argentinos Juniors, con el que llegó a la cima de América en la Copa Libertadores de 1985.

Carnet de ídolo


Nombre y apellido: JORGE MARIO OLGUIN.
Nació: 17/5/1952 en Dolores, Buenos Aires.
Jugó: 58 partidos entre 1976 y 1982.
Goles: Ninguno.
Mundiales: 1978 y 1982.
Títulos: 1 (Mundial 1978).

DEJÁ TU COMENTARIO