(sin categoría)

Idolos de la Selección: René Houseman

Por Redacción EG · 07 de mayo de 2014

Loco en la vida y en la cancha, René sobresalió como wing por su capacidad para amagar y encarar. Campeón en el 78.

“Ese flaquito desgarbado que ustedes vieron hoy, va a ser figura del fútbol argentino”. La frase, pronunciada en enero de 1973 en Mar del Plata, pertenece a César Luis Menotti. El Flaco, y ese flaquito llamado René, meses más tarde daban la vuelta olímpica con Huracán. Apodado Hueso, primero, y Loco después, Houseman fue un extraordinario wing que gambeteaba hasta los pozos de una cancha. “Una mezcla de
Maradona y Garrincha”, sostuvo el propio Menotti para describirlo. Veloz, pícaro y hábil con las dos piernas, cuando apareció en Primera División lo compararon con Oreste Corbatta. Sobresalía a pesar de que, fiel a su condición de gambeteador, le gustaba esquivar a eso que denominan profesionalismo. Enrique Sívori, tras verlo en algunos partidos de Huracán, lo convocó a la Selección. Luego, en 1974, fue uno de los mejores futbolistas del Mundial de Alemania. Cuatro años después salió campeón del mundo, en un torneo en el que fue de mayor a menor y terminó siendo suplente. Según él, la buena preparación física del equipo le jugó en contra. Un crack de todas las épocas.

Carnet de ídolo



Nombre y apellido: RENE ORLANDO HOUSEMAN.
Nació: 19/7/1953 en La Banda, Santiago del Estero.
Jugó: 52 partidos entre 1973 y 1979.
Goles: 13.
Mundiales: 1974 y 1978.
Títulos: 1(Mundial 1978).

DEJÁ TU COMENTARIO