(sin categoría)

Cristian Díaz, bonus de confesiones

Por Redacción EG · 11 de mayo de 2012

Hombre nacido en Florencio Varela, de 36 años recién cumplidos, lleva al Rojo en su ADN: jugó en Inferiores, en la Primera y ahora lo dirige. Aquí repasa vivencias de su último tramo como futbolista, en Huracán y Arsenal, y de sus primeros cartuchos como entrenador de su querido Independiente.

MIRANDO EL CLASICO DE AVELLANEDA, un recuerdo imborrable. Le tocó dirigirlo por primera vez en el actual torneo Clausura. Independiente derrotó a Racing 4 a 1.

MIRANDO EL CLASICO DE AVELLANEDA, un recuerdo imborrable. Le tocó dirigirlo por primera vez en el actual torneo Clausura. Independiente derrotó a Racing 4 a 1.

La nota original salió publicada en la edición de mayo de 2012 de El Gráfico. A continuación, un complemento exclusivo para nuestros lectores web.

ME COSTO salir de la lesión en el tendón de Aquiles. Al recuperarme, la única opción era jugar en Huracán para la temporada 2006/07. Seré un agradecido a ese club, porque me abrió sus puertas. Y ahí era ascender o nada. No había punto medio. Y ascendimos a lo grande, con un grupo de hombres que se repuso tras una situación difícil que fue haber perdido una final dura y recordada ante San Martín de San Juan. Después, le ganamos la Promoción a Godoy Cruz y subimos a la A. No resultó fácil: recorrimos un largo camino. Todos nos querían vencer, porque éramos -a priori- el equipo más fuerte de la divisional. Esto es lo mismo que River sufre en la actualidad. Entonces, cada semana la vivís como la última.

A ARSENAL fui porque había competencia internacional, que era algo que me faltaba en un equipo de la Argentina. Me encariñé con el club, y ahí me respetan y me quieren. Tuve la suerte de obtener la Sudamericana en 2007 y la Suruga Bank en 2008. Aquellos títulos quizás eran impensados para un montón de gente, pero no para nosotros, los futbolistas, el cuerpo técnico y los dirigentes. Hicimos las cosas muy bien y se concretó.

EL RETIRO lo venía madurando porque tuve dos lesiones importantes, a los 28 y a los 30 años, y por mi edad. Y encima en noviembre de 2008, en Arsenal, me rompí la rodilla izquierda. Peor. Entonces, me quedaban seis meses de contrato y, como no tenía la voluntad de pasar por una recuperación larga y tediosa, decidí jugar con la rodilla rota. Esto no me salió bien, porque nunca estuve al cien por ciento. La rodilla se me movía, y le puse fin a mi carrera meses después, en 2009. Le di la mano al presidente y me fui para mi casa. Hice el luto en vida por la lesión. Igual, había cosas que me costaban, y que antes no. Y una victoria ya no me generaba alegría, sino tranquilidad. Estas cosas también pesaron un poquito para tomar la determinación.

PEZZOTTA NO me echó por falta de experiencia en la victoria ante Racing por 4-1. Son cuestiones del partido, que el propio encuentro te lleva a un lugar donde uno no quiere ir. Esto se produce por la vorágine del mismo. Deseo que no me vuelva a pasar. Si bien estoy tranquilo en general, vivo los partidos con mucha pasión porque amo este trabajo.

DANTE PANZERI ya lo dijo: “El fútbol es la dinámica de lo impensado”. Y ocurren cosas que no están, en principio, en la cabeza de nadie. Nosotros creíamos que éramos capaces de vencer a Boca, y le ganamos finalmente. Y el hincha también confió en el equipo, porque nos acompañó en gran número a la Bombonera.

NO ESPERO a la pretemporada para realizar ciertas cuestiones de trabajo. Pese a que dirijo a la Primera de Independiente desde marzo, el tiempo de trabajo que tuve y que tengo es mucho porque se aprovecha cada día para mejorar.

NI CUANDO era futbolista me agradaba que echaran a un entrenador. Los contratos están para cumplirse, sean de técnicos o de jugadores. Pero esta es la realidad que existe en la Argentina. Si lo pudiera cambiar, lo haría. Aunque no se puede.

TENGO LAS cosas claras. Sé lo que pienso sobre el fútbol, sé el camino a desarrollar a nivel declaraciones y sé cómo quiero trabajar. Lo más importante, de todas maneras, es el trabajo diario junto a los jugadores en el campo de juego.

LO QUE más disfruto en el ambiente del fútbol es el día a día, ver un partido, entrenar al equipo. Me gusta trabajar, planificar y organizar diferentes cuestiones.

La entrevista completa a Cristian Díaz para la sección Confieso que he aprendido aparece en la edición de mayo de 2012 de El Gráfico, que está en todos los kioscos de diarios y revistas.

Darío Gurevich
Twitter: @dariogurevich

DEJÁ TU COMENTARIO