(sin categoría)

De gol a gol

Por Redacción EG · 03 de marzo de 2009

Martín Palermo superó a Pancho Varallo en la lista de artilleros de Boca, con su diana 195. Ahora, camina a paso firme hacia la sombra de Roberto Cherro, goleador entre goleadores. De Cabecita de oro a El optimista del gol.

CHERRO Y MARTÍN. Goles en la piel y en la tapa de El GráficoCHERRO Y MARTÍN. Goles en la piel y en la tapa de El Gráfico

Hace un año, cuando Martín Palermo pateó el penal para su gol 180 con la azul y amarilla, justo ante Gimnasia La Plata, una ola de precisiones imprecisas se desató. Qué igualó a Francisco Varallo, qué no, qué amateurismo y profesionalismo, qué esto y qué lo otro. En fin, con el tiempo, Palermo doblegó esa cifra y carreteó hasta llegar el domingo a sus 195, el número superador del inmortal Pancho. ¿Y ahora? Ahora, por delante, se impone la figura en blanco y negro de Roberto Eugenio Cherro, goleador entre goleadores, con un registro de 218 gritos, según las bibliotecas del Centro para la Investigación de la Historia del Fútbol (CIHF).

“A Boca le debo todo lo que soy, pero le he dado todo lo que fui”, dijo una vez Cherro, a modo de testamento de vida. Cherro, con cierta brisa maradoniana encima, anotó 110 en la era amateur, 100 en la era profesional y 8 en diferentes copas. Otros, en tanto, sostienen que Cherro -que en verdad era Cerro, pero su ascendencia italiana en la pronunciación hizo el resto- carga con 212 tantos. De todos modos, el hombre que alcanzó a ser comentarista del narrador Fioravanti, es el máximo goleador, por ahora y sólo por ahora, de la historia de Boca.

Algunos, sin embargo, parten las aguas en dos cauces supuestamente diferentes: amateurismo y profesionalismo. Cómo si ese cambio no se tratara de un proceso, y por tanto progresivo, y fuese un simple salto de año. En efecto, la gran transformación fue el blanqueo de los jugadores como trabajadores de la pelota y, claro, las dos horas semanales obligatorias de práctica. Sí, robotizados, el grito en el cielo.

Cabecita de oro, querido no solo por los testazos sino también por su carisma popular, completó 300 partidos en Boca. Además, acoge otro récord (¿para qué están los récords sino para romperse?): es el máximo artillero al cabo de un campeonato, con 37 conquistas, en 1930. Curiosamente, un año antes del comienzo del profesionalismo. Palermo, optimista del gol, optimista de la vida, también guarda varias estadísticas batidas: es el máximo anotador en duelos internacionales, con 38 dianas, en la mismísima Bombonera y en torneos cortos de AFA.

Más allá de números y más números, de estadísticas y más estadísticas, más temprano que tarde Palermo despuntará a Cherro, y se abrirán las grandes bocas que clamarán, enajenadas, los goles de Palermo que ya van a venir. Y la historia volverá a suplicar por otro Cherro, por otro Palermo. Y así, y así.

Triunfó el Sí

Según el 82% de los lectores de elgrafico.com.ar, Martín Palermo superará a Roberto Cherro como máximo goleador de todos los tiempos de Boca. La encuesta se mantuvo online toda esta semana y se impuso el Sí.


Roberto Parrottino

DEJÁ TU COMENTARIO