(sin categoría)

Sebastián Wainraich

Por Redacción EG · 29 de enero de 2009

Conductor de radio y TV, escritor, y sobre todo hincha de fútbol, nos reponde el cuestionario, a modo de ping pong, como en su programa.



-¿Qué recuerdos tenés de tus comienzos en radio diciendo los resultados de las inferiores de Atlanta?

Llegaba muy nervioso a la radio, sabía que algo importante me pasaba. Era lo que me gustaba hacer.
Hacía todo muy mal pero con mucha garra y cariño.

-¿Te sentís más cómodo escribiendo, en radio, en televisión o en teatro?

Ya no sé qué contestar a esa pregunta

-¿Te gustaría tener un proyecto relacionado al periodismo deportivo?

Cuando era chico, al ver mis limitaciones como futbolista, me volqué al relato. Y sí, algún día me gustaría relatar un par de partidos o participar de una tranmisión.

-¿Cuál es tu rol como vocal suplente en la comisión directiva del Bohemio?

Casi simbólico. Es una forma de apoyo a estos dirigentes a los que se le va la vida por Atlanta.

-¿Qué soluciones plantearías para el problema de la violencia en el fútbol?

No soy un especialista como para decir "hay que hacer ésto". Pero sí, me animo a decir, que para empezar, habría que tener la voluntad de querer erradicar a los barras.

-En uno de tus cuentos el personaje le da su pareja al fantasma del descenso a cambio de que salvara a Atlanta de perder la categoría. ¿Qué serías capaz de entregar vos en una situación similar?

Ojalá uno pudiera tener una actitud activa para que el equipo consiga resultados.

-¿Cuál fue el mejor equipo que viste en tu vida?

Argentinos de los 80. River del 96. La selección del 86. Napoli de Maradona o mejor dicho Maradona. Los Boca de Bianchi. Atlanta del 95.

-¿A qué jugador le dedicarías un cuento?

Soy obvio: Maradona.

-En otro de tus relatos los personajes no se quieren perder una final de Atlanta. ¿Qué harías vos para no faltar?

Primero quiero a Atlanta en una final! Después vemos qué hacemos.

-¿A qué arquero te gustaría tener en tu edificio para patearle penales cuando llegás?

Fillol y Gatti. A los dos. ¿Estoy un poco viejo?

Iván Sandler

DEJÁ TU COMENTARIO