17 segundos en el infierno

Nueva York, 14 de septiembre, 1923. Luis Angel Firpo hace volar a Jack Dempsey fuera del ring y en la Argentina se detienen todos los corazones.

El 14 de septiembre es el día del Boxeador en Argentina. Y es lógico. Después de todo, aún hoy, la pelea entre el campeón mundial de los pesados, Jack Dempsey, y su retador argentino, Luis Angel Firpo, está considerada la más dramática y espectacular que se haya realizado en la Gran Manzana.

Firpo llegó a pelear con Dempsey abriéndose paso con sus golpes desmañados, fuertes y certeros. No haremos la historia ahora, pero lo cierto es que, a fuerza de victorias, se ganó el derecho a disputarle el campeonato mundial. La pelea, que fue presenciada por unas 90.000 personas en el estadio Polo Grounds de Nueva York, la ganó el Gran Jack por nocaut en el segundo asalto.

Sin embargo, en el primero se vivió una situación de altísimo voltaje cuando Firpo –bautizado como “El Toro Salvaje de las Pampas” por el gran periodista Damon Runyon- lanzó al campeón fuera del ring con un tremendo derechazo. Voló Dempsey y, de pronto, solamente quedó Firpo en el ring. El referí Johnny Gallagher (que actuaba en todas las peleas de Jack) comenzó su cuenta mientras Dempsey, tras aterrizar sobre los periodistas, comenzó a trepar al ring.

Finalmente, logró subir y en el segundo asalto dio cuenta de Firpo, quien en total, cayó 7 veces. En la Argentina el relato se siguió por radio y se pusieron dos luces en la punta del Palacio Barolo de la avenida de Mayo: verde por si ganaba Firpo, roja si perdía. El propio Cuando Dempsey voló fuera del ring, los operadores, en su delirio, encendieron la luz verde, provocando un pandemonio en la calle, donde estaba la gente esperando la definición...

Finalmente, la luz roja determinó que todo había terminado.¿Cuántos segundos estuvo Dempsey fuera del ring? En esa época, los diez segundos valían tanto adentro como afuera del cuadrilátero. Por lo tanto, parecía raro que Dempsey hubiera logrado subir en menos de diez segundos.

Entonces, Horacio Estol –distinguido periodista argentino, con quien tuvimos la suerte de trabajar alguna vez en radio Splendid  junto a ese prócer que fue don Augusto Bonardo-, fue a hablar con Leo Britton, el gerente general para la Argentina de la compañía cinematográfica RKO. Aunque Mr Britton negó que se hubiera cortado la película, aceptó que Kearns había ido esa misma noche al laboratorio para pedir que lo hicieran.

Las cámaras no estaban preparadas para filmar nada que ocurriese fuera del ring. Cuando Dempsey volvió a subir y las cámaras a enfocar, habían corrido 17 pies. Según mister Britton, “Las cámaras rodaban a sesenta pies de película por minuto, un pie por segundo. Dempsey estuvo fuera del ring, exactamente 17 segundos...

El referí, que más tarde se suicidió, no contó debidamente. Dempsey tuvo tiempo de sobra para subir y noquear luego a Firpo. A partir de esa noche, el boxeo argentino comenzó a vivir. Y, por eso, el 14 de septiembre es el día del Boxeador en la Argentina.

Publicado el 14 de Septiembre de 2010 por Carlos Irusta
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Acepto el Reglamento
Límite de Caracteres: 800
Ingresa la palabra en la imagen
imagen de seguridad
Carlos Irusta

Carlos Irusta

A los 63, lleva 37 años en El Gráfico. Dirige la revista Ring Side. Los domingos a la medianoche está en La Red. Su lema: "Nunca trabajé, esto no es laburar". Le encanta Sinatra, es fana de El Padrino, admira a Alí, y se divirtió mucho viendo a Nicolino... @carlosirusta en Twitter
Ver su archivo


© Copyright 2012 Revistas Deportivas S.A. - Todos los derechos reservados. Está prohibida la reproducción, publicación, distribución, comercialización, modificación, adaptación y/o traducción total o parcial de los contenidos de este sitio web, por cualquier medio, sin el permiso por escrito de Revistas Deportivas S.A.
Creatos