¡HABLA MEMORIA!

1919. La más hermosa página de fraternidad

- por Redacción EG: 16/11/2018 -

Debido a la lesión y muerte del arquero uruguayo Roberto Chery, la selección argentina, luciendo “la Celeste”, toma el lugar de la uruguaya en un compromiso con Brasil, en un gesto de hermandad inmortal.

Hay una página de conmovedora fraternidad en la historia del Campeonato Sudamericano. Pertenece a la era romántica del fútbol. Al fútbol heroico.

El malogrado arquero Roberto Chery, quien perdió la vida luego de una lesión en el Sudamericano de 1919, jugando en su selección contra Chile.

Jugándose en Río de Janeiro el campeonato de 1919, el arquero suplente uruguayo, Roberto Chery, sufrió el 17 de mayo una lesión en el match con Chile. El día 29 se clausuraba el campeonato  con el desempate Uruguay-Brasil, que necesitó de tres horas de juego para dar la victoria a los locales por gol de Friendereinch a los 2 minutos del tercer tiempo suplementario.

 El 19 de junio debían medirse nuevamente Brasil-Uruguay por la Copa Río Branco, pero el 30 de mayo fallecía Roberto Chery, militante de Peñarol en su país. La delegación uruguaya canceló su compromiso frente a la consternación del suceso. Y de la delegación argentina surgió entonces el gesto fraterno: ella representaría a su gran adversario del Plata vistiendo camisetas uruguayas. Brasil lo hizo con las de Peñarol y el match finalizó con un empate de 3 goles y este digno epílogo: el trofeo Roberto Chery disputado en ese cotejo se entregó, por común acuerdo de los capitanes, al Club Peñarol de Montevideo; y parte de la recaudación a la familia del malogrado arquero oriental.

El equipo argentino con la Celeste uruguaya: Armando Reyes, Pedro Calomino, Eduardo Uslenghi, José Laiolo, Edwin Clarke, Pedro Martínez, Ernesto Matozzi, Roberto Castagnola, Francisco Taggino, Nicolás Rofrano, Carlos Isola

CREDITO DE LA FOTO, BLOG "PIES DE CALUMÍN".

 

Por Redacción EG: 16/11/2018

Para seguir leyendo:

1973. "Te agradezco, Señor, mis gambetas"

Bajo la tribuna de Independiente, Ricardo Bochini, de 19 años, recibe a El Gráfico en la pieza donde vive: “Aquí se sueña. Aquí se espera el momento de triunfar y de comprarle una casa a los viejos”.

Detrás de estos colores hay una historia…

Amor por lo colores: EL GRAFICO investigó sobre las razones que llevaron a estos equipos a tener sus camisetas con estos colores, casi ninguno mantiene los que tuvo en sus orígenes.

Anecdotario: broncas y entreveros

Algunas situaciones desopilantes que protagonizaron aquellos árbitros de ayer, que se bancaban las paradas más bravas. Había que ser guapo con tipos como Nai Foino, o el uruguayo Esteban Marino.

Mi foto favorita: Oscar Bonavena

El gran “Ringo” elige la foto de una pelea que finalmente perdió, pero que tuvo en vilo al mismísimo Joe Fraizer, haciéndole besar la lona, en el Madison Square Garden durante 1966.

Figurita difícil: Naohiro Takahara

Mauricio Macri, por entonces presidente de Boca, creyó que la mejor manera de vender la marca Boca al mundo asiático era contratando a un jugador de esas latitudes. Takahara fue el elegido y llegó al Xeneize en 2001.

Golazos Criollos: el “Negro” Gauna para Talleres en 1995

Gran ejecución de tiro libre y desde un ángulo incómodo. La pegada del volante se vuelve imposible para Goycochea y así, Talleres le ganó a Mandiyú por 1 a 0

20 de febrero de 1996, River vuelve a ganarle a Boca en el verano

Se disputaba el segundo Superclásico del año y River volvía a vencer a Boca por 1 a 0, en este caso en Mar del Plata. Ese 1996 sería histórico para River, ganaría la Copa Libertadores y el Apertura.

1933. La revista del 3 de Junio

Una joya: 50 páginas digitales de la edición 725; los 80 años de Watson Hutton, reportaje a Pepe Minella, la jornada de fútbol en crónicas y fotos, poster color de Independiente, todo el deporte y mucho más.

1995. San Lorenzo le gana el campeonato a Gimnasia

Dos partidos definían el Clausura en la última Fecha. Gimnasia vs Independiente y Central vs San Lorenzo. Todo estaba para Gimnasia pero San Lorenzo se impuso en Rosario y festejó en grande.