¡HABLA MEMORIA!

Tres peleas memorables del siglo XIX

- por Redacción EG: 10/09/2018 -

Algunas de las batallas memorables de un boxeo a puño limpio. Registros únicos de un deporte resistido, que daba sus primeros pasos.

Si yo fuera un rey absoluto escribió en cierta ocasión Thakeray con motivo de la pelea sostenida entre Sayers, el campeón inglés y el norteamericano Heenan, enviaría a Tom Sayers a trabajos forzados durante un mes y luego le otorgaría un título nobiliario.

Molyneaux vs Cribb y la representación de una de sus dos peleas.

Esto se escribía allá por el año 1880, cuando se celebró la primera pelea de carácter internacional que tuvo la virtud de poner en conmoción a dos continentes. Sin embargo, ahondando un poco en la historia del ring se ve que no fue aquella famosa batalla la primera en el orden cronológico que tuvo lugar entre un pugilista inglés y otro de los Estados Unidos. Casi medio siglo antes, todo Inglaterra se conmovió al tener noticia del desafío lanzado por el negro norteamericano Molyneaux. Tom Cribb, el campeón de Inglaterra, fue el llamado a defender el prestigio nacional. De haberse jugado en limpio en aquella ocasión, no cabe dudas que el negro, aunque mal entrenado y mucho peor aconsejado, se habría levantado con el campeonato de Inglaterra.

En el vigesimotercer round de aquella memorable pelea, Cribb quedó abiertamente knocked-out; pero uno de sus segundos era el astuto Ward, el «Sawbuck Wilson» de la célebre pelea de Ricketts. Ward corrió a través del ring y acusó a Bill Richmond, uno de los segundos de Molyneaux, de haber puesto sendos pedazos de fierro en las manos del negro y dentro de los guantes de éste. La acusación era completamente infundada por supuesto, pero dio tiempo a Cribb para reponerse y reanudar la batalla, que fue perdida por el negro, más a consecuencia de los rigores de un frío de diciembre que de los golpes de su adversario.

La segunda batalla celebrada entre Cribb y Molyneaux es interesante por haber sido el punto de partida de nuevos rumbos en el entrenamiento.

Registro de una pelea de Yankee Sullivan, en este caso, vs Tom Hyer.

Existía por aquel entonces un famoso amateur, el capitán Barclay, que fue el primer hombre de quien se sabe haber caminado a razón de una milla por hora durante mil horas. Al tomar Barclay por su cuenta el entrenamiento de Cribb, se dejó llevar más que de sus sentimientos de patriotismo, por el deseo de desquitarse. Él que era un buen boxeador amateur acostumbraba a cruzar los guantes con profesionales. Con este fin tenía un par de guantes especiales. Un día que había convenido en tirar unos rounds con Molyneaux, llegó tarde y el negro con la mayor inocencia del mundo se había calzado los guantes de Barclay. Este no pudo decir una palabra y peleó con el negro hasta que un fuerte golpe le rompió una costilla. ¿Qué tenían de especial los guantes especiales de Barclay? Es cosa que no hemos podido averiguar. En venganza de esto. Barclay entrenó a Cribb para su pelea contra el negro, haciéndole perder de peso desde 224 libras hasta 182, y en este segundo encuentro Molyneaux ya no vio la menor probabilidad de ganar. 

La segunda batalla que tuvo significación internacional, fue la celebrada entre Hammer Lane y Yankee Sullivan en 1841. A pesar de su nombre, Sullivan no era norteamericano ni cosa que se le pareciera, sino inglés de pura cepa, nacido en Londres, aunque de padres irlandeses y transplantado de joven a los Estados Unidos. Sin embargo, en su patria de origen era considerado como un verdadero extranjero, y Hammer Lane fue cuidadosamente seleccionado, para defender el honor pugilístico de la gran Bretaña, entre los mejores boxeadores ingleses de su peso. 

1880. Grabado de la legendaria pelea entre Sayers y Heenan.

En el sexto round de la pelea, el antebrazo de Hammer quedó fracturado a consecuencia de una caída; sin embargo el animoso boxeador continuó peleando valerosamente hasta el round decimonoveno, en que sus segundos arrojaron la esponja contra la voluntad de su representado, el cual quería continuar. 

Sin embargo, ninguna de las peleas que registra la historia del ring tuvo la virtud de producir una conmoción tan grande en dos países como la que se realizó entre Sayers y Heenan. Carpentier fue un favorito de primer orden en Inglaterra, cuando batió a los campeones ingleses Wells y Beckett, empleando poco más de un minuto en derrotar a cada uno de ellos. Y en el gran encuentro que se llamó por antonomasia la «batalla del siglo», el campeón francés contaba con las simpatías del 90 por ciento de los espectadores que acudieron a Boyle's Thirty Acres en aquel día memorable. No ocurrió así cuando la pelea entre Heenan y Sayers. Entonces, el sentimiento del patriotismo se encontraba muy excitado y de aquí que detrás de Sayers estuviera el nueve por diez de los concurrentes al match. Esta aplastadora mayoría fue la que terminó por cortar las cuerdas del ring, invadiéndolo y dando por terminada la pelea.

Tom Sayers, “The Brighton boy”

La batalla había sido dispuesta para el 17 de abril de 1880. Por aquella época el boxeo era un pasatiempo contrario a las leyes, y las autoridades habían impartido órdenes para el arresto de los gladiadores. Al amanecer de aquel día los concurrentes al match que habían sido avisados secretamente de la hora y del lugar donde se debía celebrar éste, se encontraban reunidos en el andén de la estación de London Bridge para tomar los trenes con destino a Farnbornugh que era donde se levantaría el ring.

A las 7.25 de la mañana la batalla comenzó. De acuerdo con los relatos que se publicaron por aquel entonces, así como por referencias de varios testigos oculares que en época posterior escribieron sus impresiones acerca del match, ambos contendientes recibieron severísimo castigo. La cara de Sayers estaba completamente desfigurada a consecuencia de los golpes recibidos, mientras que Heenan se encontraba casi ciego, efecto de los `«pick-axe blows" que eran la especialidad del negro Tom. El americano terminó por tener a su contrincante acorralado contra las cuerdas y en posición verdaderamente difícil, cuando el público intervino cortando las cuerdas.

 

El Gráfico 1924

 

Por Redacción EG: 10/09/2018

Para seguir leyendo:

19 de Enero de 1940, Alberto Valle Campeón en remo

El “Gallego”, quien hiciera sus primeras armas en el Club de Regatas de La Plata y de extensa trayectoria en la actividad deportiva, se consagraba campeón argentino single scull.

Golazos Criollos: el Beto Acosta a Boca en 1989

Se definía la Liguilla Prelibertadores en la vuelta de la Final entre San Lorenzo y Boca. Y el local se impone por 4 a 0 con esta volea espectacular desde fuera del área del delantero que termina en el ángulo.

2002. El Pipi fútbol

Leandro Romagnoli, uno de los últimos enganches de nuestro fútbol, acababa de conquistar la Copa Mercosur 2001 con San Lorenzo y con tan solo 20 años hablaba de su presente y su sueño de ir a Europa.

Unión amargó a Boca en su primer amistoso del año

Con dos goles de Augusto Lotti, el conjunto de Santa Fe venció a Boca por 2 a 0 en lo que fue el primer partido de Alfaro al mando del Xeneize, que tuvo desempeño pobre y deberá mejorar para pelear la Superliga.

1997. La ley de los ojos

Una recopilación de los cracks del fútbol argentino que deleitaron a miles de fanáticos de este deporte. Maradona, Bochini y ¨Pinino¨ Mas son algunos de los maestros que hay que mirar para apreciar el buen fútbol.

1970. La estatua que habla

EL GRAFICO consigue una entrevista con uno de los mejores boxeadores de la historia, Jack Dempsey, mejor conocido como ¨El matador de Manassa¨, que peleó en 1923 con el boxeador argentino, Luis Firpo.

18 de Enero de 1983, Hugo Gatti a todo verano

El “Loco”, el sol y la playa eran un atractivo recurrente para la publicación en aquellas temporadas veraniegas. En este caso, el arquero de Boca presentaba su libro "Mis 20 años en el fútbol".

River arrancó ganando en el 2019

Con gol de Juan Fernando Quintero de penal, el conjunto de Gallardo se impuso ante Nacional en Uruguay y piensa ya en el partido pendiente de la Superliga ante Defensa y Justicia del sábado.

17 de Enero de 1962, Alejandro Lavorante: el lindo que golpea duro

Ascendente carrera pugilística del mendocino que terminaría en tragedia. Derrota ante Cassius Clay en julio, y en septiembre, ante Riggins, entró en coma luego del KO y murió 17 meses después.