Fútbol

Inolvidable Alix

Ricardo Darío Alix fue un grande que encarnó el basquetbol de todos los tiempos. Un jugador genial. Histórico. Osvaldo Ricardo Orcasitas, el recordado O.R.O., desde El Gráfico rescataba su figura.

Le dio brillo a la palabra crack. Fue su arquetipo. Un jugador de gala. Genial. Cuando la década del '50 comenzaba a transitar empujada por la resonante conquista del primer Mundial, el básquetbol en nuestro país se fue convirtiendo en un deporte vedette. Después de que esa generación alcanzara la cumbre, la suya fue la primera aparición explosiva. "Hay un pibe en Parque que la rompe..." Tan bueno era, que no hubo que esperar mucho para que estableciera un record todavía insuperado: fue el jugador argentino que debutó más joven en la Selección Nacional. Nació en Buenos Aires el 21 de enero de 1938 y el 11 de octubre de 1955 se ponía la celeste y blanca en Montevideo: exactamente a los 17 años, 8 meses y 20 días.

1958. Ya va el amague y Alix (Gimnasia de Villa de Parque) quiere ver donde va su marcador, Urchipia (Parque) Foto : Luis Gemelli

Cuando tenía 19 años, a su fuerte personalidad ya le habían colgado la cruz de “caprichoso" y "pillado". Pero Ricardo respondía así: "Una vez, hablando y consultando con mi almohada, entré al club con la firme decisión de saludar y responder a todos, para que se dieran cuenta de que era un tipo sencillo, para terminar con eso del engrupido. En lugar de no mirar a ninguno, miré a todos y para cada uno tuve un gesto. Al cuarto saludo, salió uno que me atajó: ¿Qué tenés hoy, te llegaron los humos al cerebro?'.. "

En esa misma época, EL GRAFICO lo radiografiaba así: "Sabe de básquetbol por la simple razón de que lo lleva adentro. En pleno juego es un instintivo y al mismo tiempo capaz de discernir cualquier táctica. Domina la cancha y todos los recursos. Es una personalidad que se desborda y se da sin límites en su esfuerzo".

1966. En Mendoza campeón sudamericano, contagiando temperamento desde el borde la cancha.

 

¿De qué jugaba? De todo. Fue un auténtico "todo terreno". El jugador argentino más polifuncional de la historia. Cubría sin problemas las cinco posiciones, podía ser base o pararse como centro. Su visión de la cancha era fantástica, por eso siempre estaba dos o tres acciones más adelantado que sus compañeros... "Disponer de modelos para formarse, mirarse en alguien, es fundamental -solía repetir-. Yo tuve la suerte de chame en esa escuela de notables que fue Gimnasia y Esgrima de Villa del Parque, al lado de Oscar Furlong, lo máximo que disfruté dentro de una cancha de basquetbol..."

Parque, el club que estaba a una cuadra de su casa, Racing Club desde 1963 y Comunicaciones de Pergamino, ya en el ocaso entre 1970 y 1971, fueron los jalones de su trayectoria. Campeón sudamericano juvenil en 1955, campeón argentino con Capital Federal en 1958 y campeón sudamericano de 1966 en aquel equipo de "Los Cóndores” marcan otros hitos de esplendor. La Liga Nacional, a la que defendió desde el primer momento, lo vio como director técnico en Boca Juniors y Atlético de Rafaela. Sobrepasó los límites del basquetbol. Por eso EL GRAFICO, al cumplir su 609 aniversario en 1979, lo distinguió como una de las 60 personalidades del deporte argentino.

A las tres de la mañana del 7 de noviembre de 1995, un cáncer de riñón le provoco una muerte apresurada. Tenía 57 años La historia lo ilumina para siempre.

O. R. O. (1995)