Fútbol

Los Cabeceadores: Gaslini, Seoane y Cherro.

Continuando el repaso histórico por los ases del juego aéreo en Argentina, presentamos a los mejores de los años 20 y 30: José "El Lona" Gaslini, Manuel "La Chancha" Seoane y Roberto “Cabecita de Oro” Cherro,

Manuel "La Chancha" Seoane

Roberto Cherro, que en sus comienzos fue un gran gambeteador , se convirtió después, en “Cabecita de Oro”, para quedar como tal en la histona de Boca. Manuel Seoane, "La Chancha", fue el ídolo de Cherro, un maestro en muchas cosas, entre otras la astucia para sacar ventaja en cualquier situación. Se cuenta que una vez, jugando contra Chacarita Juniors le dijo al arquero Eduardo Alterio, a quien llamaban Pibona. "Ahora, cuando viene el corner, te piso un pie y te hago el gol”. Y llegó la pelota., le pisó el pie y le hizo el gol de cabeza. Pibona salió corriendo para gritarle al azorado referí: «Me lo dijo, me lo dijo».

Roberto Cherro, "Cabecita de Oro"

Un testigo insospechable de aquellos hombres y de aquellas hazañas es Juan  Bautista Scurzoni , considerado el decano entre los ex futbolistas. Jugó en Ferro desde 1915 hasta 1921. En 1922 pasó a Huracán hasta 1927. En 1927 y hasta la llegada del profesionalismo siguió jugando en Ferro. Scurzoni, que era half izquierdo, lo recuerda así: "Cherro era medio escurridizo dentro del área, muy pícaro, se desmarcaba con mucha facilidad; en cambio, Seoane cabeceaba muy bien de lejos porque le pegaba muy fuerte con los dos parietales. Yo lo he visto hacer goles cabeceando desde la línea de entrada al área penal".

Scurzoni coincide con don Ernesto Duchini, quien enfrentó como half de Chacanta Juniors a Charro y Seoane, en señalar como a otro gran cabeceador de los años Veinte a José Bruno Gaslini, un centreforward de Alvear,  primero, y de Chacarita, después. "Le decían El Lona —afirma Scurzoni—, era alto, media más de 1,80 y su estrategia consistía en observar muy bien la posición del arquero para después colocar la pelota adonde no podía llegar".

Rernato Cesarini, con José Gaslini

El apodo de El Lona" nació porque en esa época los futbolistas usaban botines de un cuero muy duro con puntera de acero y él habla conseguido del Colegio de Árbitros la autorización para utilizar zapatos de lona. Se hizo famoso en 1922 porque fue el centreforward de la Selección Argentina la tarde que le convirtió cuatro goles a un combinado de jugadores vascos. Ese día formaron el ataque: Camino (Boca), Chiesa (Huracán), Gaslini (Alvear), Rofrano (Alvear) y Ruvet (Del Plata). En ese mismo año jugo el  campeonato Sudamericano que se disputó en Brasil con Libonatti y Chiesa en lo que entonces se llamaba el ala derecha, y Ernesto Celli y Francis en la izquierda.  Gaslini fue una especie de compadre futbolístico de Renato Cesarini, tanto en las formaciones de Alvear como, después, en Chacarita Juniors.

EDUARDO RAFAEL