Fútbol

Anecdotario: el gol más cómico de Simes

Llamil Simes fue una máquina de hacer goles. En Racing hizo más de cien. El más curioso debe ser este que recuerda Juvenal, cuando después de una farra “el Turquito” entró a la cancha medio mamado.

 

SIMES Y EL GOL

Llamil Simes actuó ocho años en Racing (1948/1955) y es el tercer goleador en la historia profesional de la Academia, con 106 tantos convertidos. Tan solo lo superan en ese aspecto  Evaristo Barrera, "el Ómnibus", quien jugó entre 1933 y 1938, con  137 goles, y Juan Jose Pizzuti, con 117 entre 1952 y 1961.

SUED ADELANTE, SIMES ATRÁS. Cuando ingresó en Racing. Simes tuvo como puntero izquierdo a Ezra Sued, y el ingenio de la tribuna los bautizó enseguida como "La pareja de Alá" porque separadamente a cada uno de ellos lo llamaban "El Turquito"

 

¡QUE CABEZAZO!

Una vez Llamil Simes había abusado de la buena vida y del buen whisky. Por eso, cuando llego el domingo y había que jugar el partido, la cancha le daba vueltas. En una de esas. Mario Boyé mandó desde la punta derecha del ataque de Racing uno de esos centros que venían como cañonazos y el Turco Simes, cuando la vio venir se arrugó todo para evitar el impacto mientras cerraba los ojos. El pelotazo le pego en la cabeza y se metro en un ángulo.  

Todavía mareado llego al vestuario prometiéndose que iba a portarse bien todas las semanas que le quedaban como jugador de futbol. Al día siguiente, abrió los diarios con temor, esperando unas críticas bárbaras, Pero el primero que leyó en la página de su partido decía:

"Solamente un hombre de la clase y la visión de Llamil Simes pudo marcar un gol tan extraordinario.

 El Turco Simes, cada vez que recordaba ese gol decía: "Fue el cabezazo más cómico de toda mi carrera".