Fútbol

Anecdotario: Ithurralde, la cosa esta que arde

El recordado árbitro Arturo Ithurralde, protagonista de una de las canciones más cantadas en las canchas argentinas de todos los tiempos, cuenta una parada bravísima que le tocó vivir en un GELP-Boca del 78.

Cada partido tiene su historia. Una vez me toca Gimnasia-Boca, en La Plata (se jugó el 8 de octubre de 1978). La cosa venía con bronca de la primera rueda, y el tema era con Salinas, un jugador duro, difícil de manejar, un tipo guapo, y que venía de 25 partidos de suspensión. Los días previos todo el mundo quería saber si jugaba o no, porque estaba medio lesionado. Llego a La Plata, me traen la planilla y veo que juega. Entonces llamo a los dos capitanes a mi vestuario, les pido que se olviden de la primera rueda, y recomiendo tranquilidad: « ¿Están de acuerdo?». Me contestaron que sí.Vamos a la cancha y en la primera jugada, uno de Gimnasia lo revolea a Salinas. Lo llamo al capitán, que era Pellegrini, y le recuerdo: « ¿En qué quedamos hace cinco minutos?».

En la foto Ithurralde en el sorteo de un superclásico con los capitanes Perico Pérez y Rogel. Fue en la primera fecha de 1973 (4 de Marzo); River le ganó a Boca 2 a 1.

La gente gritaba de todo. Un partido duro, había que estar arriba metiendo pito. A los tres minutos se mete Cragno y Mouzo lo baja con penal. Pensé para mí: «Arturo, esto se arregló solo» Entonces miro el arco de Boca. ¿Quién está? Gatti. Tira el penal Della Savia y Gatti se lo ataja. Volví a pensar. «Bueno, Arturo, ahora a remar». Y aparece de nuevo Salinas. Dos pelotazos para Mastrángelo, dos goles de Boca. Seguían jugando fuerte, pero yo estaba arriba, el partido no so me escapaba de las manos. Arrancan el segundo tiempo y Pellegrini le mete una patada descalificadora a Salinas. Lo expulsé. Pero no fue el único, al rato tuve que echar a otro, Casanueva, también por falta a Salinas, que por esa jugada salió lesionado en camilla. Boca estaba dos goles arriba y con dos jugadores más. ¿Qué ocurre siempre? La culpa la tiene el juez, ya me vela saliendo del estadio con la policía. De pronto reacciona Gimnasia, en menos de veinte minutos moto tres goles y terminó así: 3-2. En lugar de la policía salí rodeado por castañuelas, una fiesta."

Arturo Ithurralde (1989)