Fútbol

Campeón mundial a empujones

1959. GP en Estados Unidos de F1. Brabham estaba por ser Campeón del Mundo pero, en la última vuelta, se queda sin combustible. A empujar el auto entonces para ganar el título…

El australiano Brabham estuvo por perder el título de campeón mundial por unas pocas gotas de nafta.

Sebring, Estados Unidos, 12 de diciembre de 1959. Con el "USA Grand Prix" se define el Campeonato Mundial de Fórmula 1. El taciturno australiano Jack Brabham está en su día: Stirling Moss, que puede quitarle el título, abandona pronto... Todo está dado para que el australiano consiga su primer título con una victoria, pero... "a una milla de la llegada, el motor se paró -recuerda hoy Brabham- Con el envión, llegué a 400 metros de la meta. La recta era en subida... Me saqué el casco y las antiparras y comencé a empujar. Hacía mucho calor. La gente quería ayudarme y unos motociclistas contenían la multitud. Hubiera sido la primera del mundo era escoltado a la meta.

Cuando llegué, agotado, me tiré al piso. Reaccioné quince minutos más tarde: ¡recién allí recordé que era campeón del mundo!". 

1959. GP de Mónaco. Jack Brabham recibe el trofeo de manos del príncipe Rainiero de Mónaco.