Fútbol

Anecdotario: una increíble de Faraone

Repasando las miles de historias aparecidas en El Gráfico Carmelo Faraone, un técnico recibido en la “Universidad del Abasto”, cuenta una asombrosa que le pasó en un Quilmes- River de 1970.

Carmelo Simeone ganó el ascenso con Español y Ferro. Tuvo de ayudante al Bambino Veira en All Boys y cuando salvó a San Lorenzo del descenso en el 80. Paseo su porteñismo por Guatemala y España.

Jugábamos en el Monumental y la idea era aguantarlos, porque ellos tenían un ataque bárbaro.  Pero no aguantamos mucho.  Al rato se habían puesto 3-0 Yo miraba el partido desde la boca del túnel y, cuando terminaba el primer tiempo, el Mono Mas cazó una pelota de volea, como él sabía, y la metió en un ángulo. Me zambullí en el túnel. No quise ver más. Si estábamos 4-0 en el primer tiempo, ¿qué nos esperaba para el segundo? Traté de moralizar a los jugadores en el intervalo. Ya que no podíamos dar vuelta ese resultado, teníamos que tener la pelota, jugarla, en fin, terminar el partido dignamente. Así salimos para el segundo tiempo.  Al rato, gol de Quilmes. "Bueno, por lo menos hicimos el golcito del honor...”, dije para mis adentros. Seguíamos jugando bien, controlando la pelota, y metimos el segundo. Ya no estábamos para el papelón. Cerca del final, convertimos el tercero. Me agrande, salté a la cancha, agite un puño. Era un resultado digno: perdíamos 4 0 y nos poníamos 4-3. Apenas el juez pito la terminación del partido, me fui volando porque había quedado en ir al cine con mi señora y ella me estaba esperando en el estacionamiento de River con el coche. Salimos sin hablar con nadie.  No quise ni escuchar, la radio.  En el viaje y luego, en el cine no hablamos una palabra del partido

 A la salida, compre la sexta 'HAZAÑA DE QUILMES" era el titulo de tapa. Entre a leer y vi  que hablamos empatado 3 a 3 “¿Cómo?", le pregunté a mi mujer “¿No nos habían hecho el cuarto?” Me contestó: "No. Ese lo anularon” Habla sido una hazaña de mi equipito y yo me entere dos horas más tarde