Fútbol

1955. Hazaña por un punto del básquet criollo

Ninguna selección de EEUU había sido vencida en Juegos Panamericanos ni Olímpicos hasta el 17 de marzo de 1955 cuando Argentina le gana en los Panamericanos de México ¡54 A 53!. Por O.R.O.

Hasta los juegos panamericanos de México D. F. 1955, Estados Unidos no había perdido ningún partido en el historial de dicha competencia ni en los Juegos Olímpicos.Argentina consiguió la hazaña el jueves 17 de marzo de ese 1955 derrotándolo en final dramático por 54-53, en el estadio del Auditorio Nacional Mexicano.


El grupo que había sido campeón mundial en 1950 y semifinalista olímpico en 1952 comenzaba a tener recambio. Del plantel original de 16 hombres, esta vez fueron solamente 5. Diez hombres jugaban en la Capital Federal, de los 14 que viajaron: Horacio Colombo, Oscar Furlong, Juan Gazsó, Ricardo González, Alberto López, Adolfo Lubnicki, Rubén Pagliari, Edgar Parizzia (santafesino), Juan Carlos Uder y Roberto Viau. Dos lo hacían en Santa Fe: Juan Barea y Orlando Peralta. Uno vino de Corrientes: Genaro Lezcano. Uno era de Tucumán: Felipe Fernández.
Como Brasil nos ganó 61-57, hubo empate en el primer puesto, que se definió por “goal average”. Así: primero, Estados Unidos (1,530) – segundo, Argentina (1,233) – tercero, Brasil (1,159).

1955 Furlong va al rebote ante Estados Unidos.



Tras la medalla de plata, a la Argentina le llovieron invitaciones para jugar en el Interior mexicano. “No sabíamos que en el Sur se jugara tan bien…”, se sorprendieron de los nuestros. Lo que sigue es textual de nuestra colección:
”Lo mejor y más destacado de esta gira fue un triunfo obtenido sobre un conjunto norteamericano en Ciudad Juárez (que está pegada a El Paso, en Texas). Fue escenario de un partido extraordinario que los protagonistas y los pocos argentinos que lo vieron colocan a la altura del encuentro jugado por los Juegos Panamericanos.


Según todas las opiniones, la calidad del conjunto rival era similar al que se enfrentó en México D. F. Los argentinos ganaron 79-71 en una actuación extraordinaria. Al revés del otro partido, los nuestros fueron atrás en el resultado durante la mayor parte del tiempo. Antes de entrar en los tres últimos minutos igualaron el score, para obtener ventaja enseguida y terminar con una retención lujosa, habilidosa, que provocó el entusiasmo de los 6.000/7.000 espectadores.


Los norteamericanos representaban a una casa comercial, algo así como Muebleros Unidos, con un equipo que incluía a tres ‘All American’. Uno de ellos, Lester Lane (que sería campeón olímpico en 1960 en el excepcional equipo dirigido por Pete Newell), jugador de University of Oklahoma, famoso en gran parte de su país por un maravilloso tiro de salto sobre cabeza o jump-shot.
Fue una gran victoria, tanto que –apenas llegados de México- hablaron más de ese triunfo que del otro…”.

 

O.R.O (2010)