Fútbol

1948. Imberbes campeones del mundo

El Yachting Argentino gana por primera vez un campeonato mundial. Los hermanos Carlos y Jorge Vilar Castex, dos adolescentes, vencen a todas las embarcaciones en la clase “Snipe”.

Carlos y Jorge Vilar Castex en 1950 en New York.

Carlos y Jorge Vilar Castex, dos jóvenes que sumaban entre ambos la edad de Cristo, llamaron la atención en nuestras aguas corriendo en la "Clase Snipe". Con sus triunfos locales adquirieron el derecho de representar al país en el Campeonato Mundial de 1948 de esa "Clase", la más numerosa del mundo, a realizarse en Mallorca, islas Baleares, España.

Sencillos, modestos, callados, no daban la sensación de que pudieran defender el prestigio de nuestro yachting en un certamen tan importante. Muchos rumores pesimistas circularon en el ambiente.

 Pero ellos, callados y sencillos, pusieron en evidencia aquello de "res non verba" (en latín “hechos, no palabras”), y volvieron con el título de campeones mundiales ganando en la forma más limpia y asombrosa. Brindaron así al Yachting argentino, por primera vez en su historia, la conquista de un campeonato mundial, hazaña que repitieron por segunda vez en La Habana, clasificándose vicecampeones Mundiales en Nueva York a pesar de sufrir una descalificación.

Carlos y Jorge tripulando el “Melilla” en la Habana donde en 1949 defendieron con éxito su título de campeón mundial de Snipe.

Comentando pocos años después en Barcelona con un destacado yachtsman español nos dijo: "Lo que más nos agradó de los jóvenes Vilar Castex fue su sencillez y modestia, que no se alcanzó a alterar por el hecho de haber llegado a tan grande altura en tan poco tiempo y a tan temprana edad". Fueron campeones mundiales y continuaron siendo iguales. Modestos, sencillos, retraídos, lo que hizo que conquistaran otro campeonato; el de la simpatía, concedido por los aficionados que los conocieron y trataron.