LAS CRóNICAS DE EL GRáFICO

"Fui yo” por Borocotó

- por Redacción EG: 12/07/2018 -

De la tradicional sección “Apiladas” que publicó la revista durante años, proviene este relato escrito por uno de los patriarcas de El Gráfico, el uruguayo Ricardo Lorenzo “Borocotó”.

En las veredas estaban instalados los arcos. Opuestos e idénticos: el árbol y la pared. Y en cada uno dos ojos chispeantes y un jopo que, al secarse, se habla desparramado frente abajo.

Era difícil llevar a la de trapo por los adoquines desparejos de la calleja de barrio y se necesitaba una gran habilidad para subirla a las veredas, que facilitaban el remate sobre las baldosas disfrazadas de ravioles. Tras la pelota iba el jadeo con pedidos y protestas; se los llevaba con ella, a la rastra De las sudorosas frentes catan perlas que se deshacían en el suelo.

 -INo me pegués!

-¡Si no te toqué!

La jugada peligrosa cortaba la discusión, y el juego proseguía. No era el caso, detenerse por un cortocircuito estallado en alguna canilla desnuda al momento, el machucón del puntazo o trazaba un sinuoso hilito hacia bajo.

- iPasá!... ¡pasá!...iNo te la comás! ... Estaba solo, estaba…-  el de la solicitud se detiene amargado y pica de nuevo rumbo al borbollón.

Todos los anhelos, las esperanzas, la vida misma convergen en esa pelota de trapo que va de un lado a otro; que la pisan, la aprietan, la acribillan a puntazos contra el cordón de la vereda. Unos quieren levantarla; otros, llevarla rumbo al medio de la calzada; triunfa uno que la aprisiona entre sus tacos y la levanta en un salto con los pies juntos. En cuanto la deja, la toma bien de empeine.

Estalla un vidrio con sonoridad alegre, musical, como el chispear con que inicia un pájaro su trino, como una lluvia de monedas. Se clavan en la ventana los ojos infantiles. Se produce una duda, de un segundo, como para dar tiempo al pensamiento que ordena la fuga, y la disparada es general. La calle queda desierta, en silencio. Todo fue tan veloz, tan rápido, que hasta parece que no sucedió.

Se abre la ventana, surge el rostro asombrado de una vecina; mira hacia las costados y apenas alcanza a ver la cola del último guardapolvo, Los otros van delante. No oculta su gesto de contrariedad. Mira el hueco dejado en el vidrio roto, vuelve los ojos al suelo y allí, entre fragmentos, ha quedado la pelota de trapo. Todavía fatigada, temerosa, como diciéndole a la vecina: "Fui yo".

Borocotó  (1935)

 

Por Redacción EG: 12/07/2018

Para seguir leyendo:

Calor de horno de barro y aroma de pan casero

En 1972, tras un partido en Mendoza con Huracán, Osvaldo Ardizzone acompaña al inolvidable Roque Avallay a su casa natal, allá en Maipú, donde están sus viejos afectos. Una nota que parece un poema.

Golazos Criollos: Juárez le rompe el arco a Fillol en 1981

El veloz puntero izquierdo de Ferro, protagonista del campeonato en la pelea con Boca, le gana a River de visitante con este fortísimo remate de pierna derecha, inatajable para el gran “Pato”.

Mi personaje favorito: Carlos Pairetti

1972. Roberto Cardozzo destaca la figura del piloto del Turismo de Carretera, oriundo de Santa Fe, que brilló en el campeonato de 1968, en el que el “Trueno Naranja” se quedó con el título.

Una jugada inexplicable

En la Liga de Arabia Saudita, se enfrentaron el Al Faisaly frente al Ohod. En el ataque del Faisaly se dio este suceso de errores e infortunios que termina de la mejor manera posible para que sea antológica.

Homenaje

Borocotó rescata una historia chiquita, que sucedía en la Maratón de los Barrios, sobre una de las cosas más difíciles de sobrellevar en esta vida: ese agujero en el alma que nos dejan nuestros muertos queridos.

24 de Septiembre de 1932, “el imbatible remero australiano”

Henry Robert Pearce ya había ganado el oro en los Juegos Olímpicos de Amsterdan, en 1928, y al repetir el primer lugar en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles de ese año, pasó a ser leyenda.

El Superclásico expuesto

El Gráfico no se rinde y quiere compartir las mejores imágenes de nuestro fotógrafo Alejandro Del Bosco de la victoria de River 2 a 0 frente a Boca en la Bombonera. 17 instantes del clásico de los clásicos.

El mejor resumen del superclásico con sonido ambiente

Lo más importante del gran triunfo de River en la Bombonera. Con justicia el equipo de Gallardo venció a Boca con dos golazos: el Pity Martínez en el primer tiempo y Scocco en el segundo.

Los goles del domingo

Los goles de Tigre 0 -Huracán 2 (Garro y sensacional de Mendoza) , San Martín (SJ) 1 (Alvarenga)- Atlético Tucumán 3 (Acosta, Rodriguez y Matos ), y Gimnasia 1 (Silva) – Central 1 (Gil).