Fútbol

1966. Con esto alcanzaba… por Ardizzone

Después de dos fracasos Mundialistas (58 y 62), Argentina vence a Suiza 2 a 0 y clasifica a cuartos de final del Mundial de Inglaterra. La crónica del enviado de El Gráfico, el poeta y periodista Osvaldo Ardizzone.

"CON ESTO ALCANZABA..."

 

No se jugó bien. Pesó en exceso la responsabilidad del partido. La figura de Marzolini, la seguridad de Roma y la confirmación de Perfumo. Dos goles que pudieron ser cinco... Se ganó y solo importaba el resultado. Desde Montevideo (30) a Shefflied (66) necesitamos 36 años para pasar a los 4tos de final de un Mundial. Misión cumplida.

A los 52 minutos abre el marcador Luis Artime, autor de 3 de los 4 goles en Inglaterra 66.

"...El resultado borra todo. Ese gol de Artime, aún conseguido a favor de todos los errores suizos, a favor de la voluntad de Artime de pelear una pelota ya perdida entre cinco rivales y ese gran gol de Onega, trajo la realidad de esta hazaña porque aunque el calificativo suene grandilocuente, para nosotros tiene toda esa significación. Es hazaña por lo que ‘éramos antes’. Es hazaña por la gran transformación. Es hazaña porque ni siquiera figuraba en el mundo de la más atrevida utopía. Por eso ante esta actuación que nos aleja un poco de la tarde de España, de la resistencia frente a Alemania, nos resistimos a capitalizarla como genuina, como verdad. Suiza es muy modesto para que esta impresión sea real; creo que jugamos con temor, con todas las inhibiciones espirituales que traían la inminencia de una consagración, de un suceso con el que nadie soñaba y entonces la importancia del suceso se lleva todo. Suiza no puede empañar una gesta que nació humilde y temerosa para concluir millonaria.

El golazo del “Ronco” Ermindo Onega. Fue el segundo de Argentina frente a Suiza.

Lo que ocurra ahora pasa a otra dimensión. Ya jugamos con plata ganada. Ya competimos entre los ‘elegidos’. «Podemos ganar contra cualquiera y perder contra cualquiera», dice RattÍn. Nadie cree que este sea un gran equipo, los jugadores tampoco. «Pero le podemos ganar a cualquiera y... » La segunda parte no la transcribimos. Dejamos la frase trunca. Al cabo, jugando muy bajo, también le ganamos a Suiza." 

Por Osvaldo Ardizzone desde Sheffield (1966).

Es el final, Argentina clasifica a los 4tos de final. El arquero Roma se abraza a Artime. Detrás Albretch, Pinino Más (de espaldas) y Pipo Ferreiro.