Fútbol

Lecciones del rey Pelé: la gambeta

A mediados de los años 70 se publican “Las lecciones del rey Pelé”, una invaluable guía ilustrada para aprender destrezas futbolísticas de parte del rey del fútbol. Hoy arrancamos la serie con: LA GAMBETA.

LECCIONES DEL REY PELÉ
 

HOY: LA GAMBETA

La gambeta es la más excitante, las más espectacular y la más difícil de todas las habilidades del futbol. Es una combinación de control de pelota, movimiento del cuerpo, equilibrio, anticipación, aceleración, a las cuales el gran jugador agrega, confianza, experiencia y un toque de magia.

El dribbling requiere un toque extremadamente sensitivo. Y para muchos jugadores eso sólo puede obtenerse usando las partes más sensitivas del pie: el borde externo y el borde interno frontales. Sin embargo, Pelé suele usar también las partes del pie que se acercan al tobillo, para esconderla del asalto del adversario, adelantando para ello el cuerpo, de modo tal que en vez de conducir la pelota, pareciera que la pelota lo sigue a él… En esa posición su cabeza y sus hombros están exactamente sobre el balón. O sea que la gambeta de Pelé se ejecuta con los pies, pero en su realización interviene todo su cuerpo como elemento de ataque y defensa.

1. Pelé vuelca el peso de su cuerpo sobre el pie izquierdo, tratando de desequilibrar al defensor…

2. Luego, rápidamente mueve la pelota hacia su derecha tocándola con la cara externa de ese pie…

3. De ese modo sale limpiamente por el lado inesperado, poniendo su cuerpo entre el rival y la pelota…

La gambeta, como casi todo lo importante del fútbol, es un asunto de dos pies, lo que no es fácil de conseguir. Mientras son muchos los  jugadores  que alcanzan a tener igual eficiencia con cualquiera de los dos pies pateando el balón, son muy pocos los que pueden enseñarle a su pie menos propicio para que aprenda toda la delicadeza y precisión de los movimientos requeridos por el dribbling.

De todos modos no es una buena idea estimular a un joven futbolista para que gaste horas y horas tratando de dribblear con su pie débil cuando él podría usar ese mismo tiempo en desarrollar excepcional habilidad con su pie más fuerte. No es que deba descuidar su pie menos apto, pero el jugador debe desplegar su natural estilo de gambeta tanto como sea posible.

4. El primer oponente cayó. Frente a otro defensor, Pelé cambia con la cara interna del pie derecho…

5. Y al salir en gambeta hacia su izquierda, alarga esa pierna para frenar la trayectoria de la pelota…

6. La cara interna del pie izquierdo le sirve para controlar la pelota y seguir corriendo hacia adelante.

Dribbling significa correr y empujar la pelota a lo largo del terreno con suaves toques que la mantienen dentro del área de control cerrado del jugador. Por lo tanto, la primera práctica consiste en hacer justamente eso, en línea recta, sobre una distancia de alrededor de 15 a 18 metros. Primero lentamente, hasta adquirir el control necesario, sin dejar que la pelota se aleje más de 50 centímetros del pie. Luego más rápidamente. Y al final, con cambios de velocidad, acelerando, frenando, y volviendo a acelerar hasta conseguir que la pelota obedezca mansamente.

Los cambios de velocidad son una forma de superar al oponente. Cuando esos cambios de velocidad alternan con cambios de dirección, se agrega otro elemento al arsenal necesario para batir al rival. Un frenaje seco y una salida en otro sentido de marcha pueden burlar a cualquiera, a condición que se haga instantánea y sorpresivamente.

Lo importante es tomar al adversario fuera de equilibrio, con su cuerpo volcado en la dirección contraria a la salida del dribleador. Para eso es necesario hacerle creer al contrario que jugador y pelota se van  a mover en sentido opuesto al que realmente tienen pensado hacerlo. Si al amagar con el cuerpo el gambeteador no consigue que el oponente se mueva, porque el defensor experimentado no mira el cuerpo del que trae la pelota sino que tiene vista fija en el balón, entonces es necesario efectuar un corto movimiento con la pelota en la dirección falsa para provocar su desequilibrio y hacer la gambeta en el sentido previsto.

1. Una típica maniobra de Pelé: gambetear usando al contrario…

2. Cuando el defensor se mueve hacia él intentando el quite…

3. Pelé impulsa la pelota sin mucha fuerza hacia la pierna que sale a su encuentro…

 4. ...y se adelanta para controlar el rebote y llevársela.

Es claro que la gambeta no es la clase de destreza que se pueda encasillar dentro de rígidas reglas, como puede ser el shot, que depende de la colocación del pie de apoyo y el ángulo de entrada a la pelota del pie impulsor. El dribbling es un arte libre y depende en alta medida de la capacidad de improvisación del jugador. Pueden, si, citarse dos principios que el joven futbolista debe respetar para ser un excelente gambeteador:

  1.        Usar todo el cuerpo para proteger o cortinar la pelota. Siempre el cuerpo debe estar entre el adversario y el balón.
  1.        No obstante lo buen dribleador que llegue a ser, no debe empecinarse en gambetear siempre y de la misma manera porque cuando los contrarios lo estudien les será muy fácil neutralizarlo.
     

Pelé (1975).