¡HABLA MEMORIA!

Los locos del fútbol: Manopla Capuano

- por Redacción EG: 18/04/2018 -

Ángel Antonio "Manopla" Capuano. Arquero de Lanús, Estudiantes y Racing en la década del 30. Tenía la más generosa de las locuras: jugarse la vida sin miedo para salvar su arco.

Angelito Capuano Manopla, arquero de Lanús, Estudiantes de La Plata y Racing, de lucida actuación en el Fluminense brasileño y de cortísima actuación en el Santos, quince años antes de la aparición de Pelé, tenía la más generosa de las locuras: jugarse la vida sin miedo para salvar su arco.

Por eso fue cortísima su actuación en el Santos. Duró exactamente 20 minutos del partido debut, la tarde del 31 de mayo de 1942. A esa altura se tiró a los pies de un delantero del San Pablo y lo conectaron directamente con el sanatorio, en el que despertó ocho días más tarde preguntando si había sido gol...

Diez años antes, jugando Estudiantes y Atlanta en cancha de Quilmes, Capuano salió al encuentro del paraguayo Sosa Largo, quien pateó pelota y cabeza. El arquero pincharrata fue a parar al hospital de Quilmes, circuló la versión de su muerte y cuando lo dieron de alta protagonizó el siguiente diálogo:

MÉDICO: -Usted salvó su vida pero no juega más al fútbol...
CAPUANO: -Yo voy a seguir jugando...
MÉDICO: -Usted no se va a tirar nunca más a los pies de los contrarios...
CAPUANO: -Me voy a seguir tirando...

Y al reaparecer, contra Gimnasia, en la primera jugada se tiró a los pies del Torito Naón...

Además de su valentía suicida, se recuerda siempre de Capuano las tricotas llamativas que usaba. Como si hubiera entendido, treinta años antes de las bermudas y las remeras color rosa de Hugo Gatti, que el fútbol es, sobre todo, espectáculo…

(El Gráfico 1972, texto Juvenal).

Manopla Capuano posa para una producción de El Gráfico haciendo movimientos gimnásticos.

Por Redacción EG: 18/04/2018

Para seguir leyendo:

El superclásico en todos los tiempos (I)

Esperando el duelo del domingo, ofrecemos la primera entrega de fotografías de nuestro archivo del clásico de los clásicos a lo largo de la historia. Historias, partidos y personajes de un enfrentamiento eterno.

A la carta:1999. La vida es bella

Seguimos cumpliendo los deseos de nuestros seguidores. Pablo Corbalán nos pidió una foto que salió en la revista el día que Boca le ganó a Racing 4 a 0 con dos goles de Barijho. De nada Pablo.

Golazos Criollos: Maradona y un excelente tiro libre en 1995

Gran pegada del 10 para darle la victoria a Boca sobre Argentinos, el club que lo vio nacer, por la Fecha 10 del Torneo Apertura. Diego volvía a gritar un gol en su reciente regreso a Boca.

1968. La expulsión más loca de la historia de la Copa

Se enfrentaban Estudiantes e Independiente por cuartos de final. Segundos después de ingresar, Urruzmendi del Rojo, le pega una piña a Aguirre Suárez. La crónica, las fotos y la explicación de una locura histórica.

Vida y milagros del Club San Lorenzo de Almagro

En 1924, El Gráfico se propuso publicar cómo fueron los particulares orígenes de uno de los clubes más importantes de la Argentina y del que no había registros oficiales sobre su fundación.

20 de Septiembre de 1919, el ingeniero que fue piloto en la Primera Guerra Mundial

Vistiendo el uniforme de la Aeronáutica Militar de Francia, el argentino Vicente Almandos Almonacid combatió por los aliados en el lamentable y devastador acontecimiento.

Lo mejor de la victoria de Boca frente a Cruzeiro

El equipo xeneize hizo los deberes en la Libertadores y se quedó con un buen triunfo frente a Cruzeiro, con goles de Zárate (golazo) y de Pérez, Imperdible la salvada de Barrios sobre la línea.Con sonido ambiente.

El choque de Andrada no apto para sensibles

Así fue el impresionante cabezazo de Dedé que impactó de lleno en la cara del arquero de Boca. Andrada quedó seminconsciente y sangrando en el piso; milagrosamente siguió jugando. Discutible expulsión de Dedé.

Gran pared con Pérez y golazo tres dedos de Zárate

Excelente jugada y definición para el 1 a 0 de Boca frente a Cruzeiro. Tras un córner Zárate habilitó a Pablo Pérez que se la devolvió redonda para que Mauro defina con tres dedos. Un gol imprescindible.