Fútbol

Atilio Badalini, prócer de Santa Fe

En la década de 1910 surgió en Colón un delantero notable: Atilio Badalini. El “Gringo” se fue a Newells donde descolló en una recordada delantera junto a Celli, los hermanos Libonatti, Saruppo y Francia.


Colón Foot-ball Club, campeón de la liga santafecina 1913. Céspedes (lineman), Hilario Osuna, J. Sosa, Geadá Montenegro y Manuel Oliva (presidente); Pituco Arfield, Francisco Gómez y Luis Paván; Mariano Rodríguez, Aníbal Rebecchi, Helvecio Fontana, Atilio Badalini (15 años) y Adolfo Celli (16 años).

Cuando estaba en la plenitud de sus medios Harry Hayes y surgía la figura de Gabino Sosa tuvo el futbol rosarino, y por extensión el futbol nacional, a otro centrofoward de notables aptitudes: Atilio Badalini. De la ciudad de Santa Fe, como los hermanos Ernesto y Adolfo Celli, con quienes actuara en Colón, se traslado a Rosario, y junto a Ernesto se incorporó al Club Gimnasia y Esgrima cuando esta entidad practicaba fútbol. En 1918 se alistó en Newell´s Old Boys, y antes que esto ocurriera Atilio Badalini había logrado ya su consagración deportiva integrando seleccionados de la Liga Rosarina en los entonces clásicos partidos anuales contra los porteños y uruguayos, formando junto a los Hayes -Harry y Ennis- Laiolo, Guidi, Antonio Blanco, Gabino Sosa, que estaba en sus comienzos, y habiendo llegado a jugar aún con Lito Gonzalez y José Viale –y el gran Zenón Diaz en la zaga- cuando estos ya estaban cumpliendo sus últimas actuaciones. En Newell´s, Julio y Humberto Libonatti, Badalini, Blas Saruppo y Francia formaron una recordada línea delantera, en la cual Ernesto Celli ocupó el puesto de insaider izquierdo.

Atilio Baladini en las instalaciones del club Newells.

El “Gringo” Badalini, cargado de espaldas, encorvado, con los brazos abiertos, de mediana estatura, fue un futbolista inteligente y verdadero conductor de ataque. Sabía organizar el juego y poseía , además, un shot respetable. Se recuerda precisamente una de sus últimas actuaciones .-en 1927- cuando Newell´s jugó en su cancha del Parque Independencia con el combinado brasileño que había intervenido en el Campeonato Sudamericano efectuado en Buenos Aires y ante el cual perdía por 2 a 0, hasta que dos magnificos goles de Badalini le dieron un meritorio empate.

En ese tiempo ya pensaban en Newell´s en desplazar a Badalini de su equipo superior, y para ello habían contratado a Agustín Peruch, que se destacaba como bueno en las filas de Tiro Federal. Mas Peruch no respondió en sus primera actuaciones y pasó a jugar de insaider derecho, volviendo Badalini a dirigir la línea. También fracasó Peruch como entreala, y se le hizo jugar entonces de wing derecho. Fue entonces que el “Gringo” Badalini, en un juicio que luego con el correr del tiempo él mismo reconoció que había sido un  gran error, dijo: “Ahora que lo tenemos a un costado de la cancha, le pegamos un empujoncito y lo sacamos del cuadro…” Pero no fue así, porque Peruch resulto gran wing en Newell´s y los combinados rosarinos. Retirado del futbol, durante muchos años Badalini fue canchero de Newell´s. Poseía aptitudes para muchos más que eso, pues tenía realizados estudio secundarios y se había graduado como perito mercantil.

Agreguemos también que Atilio Badalini  – como Harry, como Gabino- fue conductor en muchas oportunidades de las línea de ataque de los seleccionados argentinos y que, como tal, actuó en el Sudamericano efectuado en Viña del Mar,Chile, en 1920.

El Gringo fue durante años “canchero” y dueño del buffet de Newells.