Fútbol

1972. ¿El espíritu olímpico? Bien, gracias

En los JJOO de Múnich terroristas toman como rehenes a parte de la delegación israelí. En el rescate mueren 17 personas, entre ellos 11 atletas. Al otro día los Juegos siguieron como si nada.

SEPTIEMBRE NEGRO

LA MADRUGADA del 5 de septiembre de 1972 sería el inicio del día más oscuro en toda la historia de los Juegos Olímpicos: un comando de terroristas palestinos que operaba bajo la denominación de Septiembre Negro, ingresó en la Villa Olímpica y tomó por asalto el sector donde se encontraba la delegación israelí. El objetivo era exigir a Israel la liberación de 234 palestinos presos en cárceles israelíes y dos más encarcelados en Alemania, así como su traslado seguro a Egipto.

La respuesta fue contundente: no habría negociación y el saldo resultó sangriento porque tras el ataque y el intento de rescate con fuerzas no preparadas especialmente para este tipo de situaciones, murieron once atletas israelíes, cinco de los ocho terroristas y un agente policial alemán.

EL HORROR en la Villa Olímpica. Un terrorista encapuchado, vigilando desde su particular atalaya. Munich vivió momentos difíciles de creer cuando se iniciaron los Juegos.

Ese mismo 5 de septiembre fue suspendido el programa deportivo de los Juegos, pero al día siguiente siguieron desarrollándose tras un homenaje celebrado en el estadio olímpico con la asistencia de 3.000 atletas y un marco de 80.000 espectadores. El presidente del COI, Avery Brundaje, junto con los miembros del ente, decidieron seguir con los Juegos como una muestra de fuerza del movimiento olímpico. Pero siempre flotó la sospecha de que sobre la versión oficial pesaron en la decisión la gran inversión de los auspiciantes y los derechos de televisación.

Al respecto, cabe consignar que la televisión transmitió prácticamente en vivo y en directo toda la tragedia, con el respectivo aumento de la audiencia mundial y el correspondiente despliegue de anuncios comerciales.

¿El movimiento olímpico? Bien, gracias…

Las víctimas del ataque: Yossef Romano, Ze'ev Friedman y David Berger (pesistas); Eliezer Halfin y Mark Slavin (luchadores); Kehat Shorr (entrenador de Tiro); Andre Spitzer (entrenador de Esgrima); Amitzur Shapira (entrenador de Atletismo); Moshe Weinberg (entrenador de Lucha); Yakov Springer (juez de Pesas); y Yossef Gutfreund (árbitro de Lucha).