¡HABLA MEMORIA!

Manya: el origen del apodo de Peñarol

- por Redacción EG: 11/04/2018 -

El apodo surgió durante una disputa familiar y se reafirmó en una pelea entre dos jugadores en pleno clásico ante Nacional. En la foto una leyenda Manya: Gradín y el crack de Nacional Carlos Scarone.

Carlos Scarone, hijo del inmigrante italiano José Scarone, jugó en Peñarol hasta que un día se rebeló y decidió venir a Buenos Aires para abultar sus ingresos. Sin embargo, la traición más grande que iba a cometer contra su padre fue sumarse a Nacional. El hombre no contuvo los reproches ante semejante deslealtad, aunque su hijo le intentó explicar sus razones. “¿A qué me iba a quedar?¿ A mangiare merda?", le replicó. Al pobre José no le bastó con tener a uno de sus hijos en el equipo rival. Héctor, hermano de Carlos, no sólo fue jugador de Nacional. También fue figura.

Carlos “Rasqueta” Scarone en la época de su esplendor futbolístico alla por 1912, cuando integraba los grandes quintetos delanteros de la vecina orilla con Módena, Dacal, Piendibene y Romano, actuando él como entreala izquierdo.

El 26 de junio de 1914, Peñarol venció a Nacional (2-1) en el Parque Central y Scarone no contuvo su enojo contra Manuel Varela, que no lo había dejado ni respirar durante el partido. “Jueguen ustedes que son unos manyas”, le dijo. Seguramente, sin pensar que Peñarol haría propia esa palabra que había sido utilizada de forma peyorativa y la transformaría en el sobrenombre que llevan con orgullo los hinchas del club.


1938. Ya veteranos dos leyendas charrúas, uno de Peñarol y otro de Nacional, luciendo la “Celeste”: el “negro” Isabelino Gradín, el más espectacular de los delanteros uruguayos de fines de la primera década del siglo XX y el protagonista de esta crónica, Carlos Scarone.

Por Redacción EG: 11/04/2018

Para seguir leyendo:

Sudamericana: San Lorenzo eliminado

Fue derrota por 2 a 0 frente a Nacional de Uruguay y, por el gol de visitante en un global de 3 a 3, finalizó así su participación en el certamen. Zunino y Bergessio, de gran rendimiento, anotaron los goles.

26 de Septiembre de 1925, la mujer con capelina

La edición número 325 de El Gráfico, cuando todavía era una publicación de interés general, puso en portada a esta simpática joven luciendo este accesorio de moda para la temporada primavera-verano.

Golazos Criollos: Marcelo Espina, de mitad de cancha en 1994

En su segundo ciclo en Platense, hizo uno de los mejores goles de su vida pero como el rival fue Lanús, el último club donde había jugado, no lo gritó. Hombre con códigos.

2005. COUDET 100x100

A los 30 años, Eduardo Coudet recibe a El Gráfico para someterse a las 100 preguntas. Querido en todos los clubes donde jugó, el actual técnico de Racing, repasa su catálogo de diabluras.

Superliga : todos los goles de la fecha 6

En el podio: el del Pity en el Superclásico, el que armaron Álvarez y Matos en Atlético Tucumán y el golazo desde 30 metros de Mendoza para el Globo. Con sonido ambiente

El triunfo de Racing para ser puntero

Racing le ganó a Unión 1 – 0 en Avellaneda, con gol de cabeza de Augusto Solari. De esta manera el equipo de Coudet encabeza en soledad la Superliga. La síntesis con sonido ambiente.

Calor de horno de barro y aroma de pan casero

En 1972, tras un partido en Mendoza con Huracán, Osvaldo Ardizzone acompaña al inolvidable Roque Avallay a su casa natal, allá en Maipú, donde están sus viejos afectos. Una nota que parece un poema.

25 de Septiembre de 1973, el triunfo del “equipo fantasma”

Fornari, Poy y Kempes, los rostros de una Selección Argentina que tuvo la misión de entrenarse por varias semanas en la altura de Tilcara para enfrentar a Bolivia y conseguir una victoria clave por Eliminatorias.

Golazos Criollos: Juárez le rompe el arco a Fillol en 1981

El veloz puntero izquierdo de Ferro, protagonista del campeonato en la pelea con Boca, le gana a River de visitante con este fortísimo remate de pierna derecha, inatajable para el gran “Pato”.