¡HABLA MEMORIA!

Manya: el origen del apodo de Peñarol

- por Redacción EG: 11/04/2018 -

El apodo surgió durante una disputa familiar y se reafirmó en una pelea entre dos jugadores en pleno clásico ante Nacional. En la foto una leyenda Manya: Gradín y el crack de Nacional Carlos Scarone.

Carlos Scarone, hijo del inmigrante italiano José Scarone, jugó en Peñarol hasta que un día se rebeló y decidió venir a Buenos Aires para abultar sus ingresos. Sin embargo, la traición más grande que iba a cometer contra su padre fue sumarse a Nacional. El hombre no contuvo los reproches ante semejante deslealtad, aunque su hijo le intentó explicar sus razones. “¿A qué me iba a quedar?¿ A mangiare merda?", le replicó. Al pobre José no le bastó con tener a uno de sus hijos en el equipo rival. Héctor, hermano de Carlos, no sólo fue jugador de Nacional. También fue figura.

Carlos “Rasqueta” Scarone en la época de su esplendor futbolístico alla por 1912, cuando integraba los grandes quintetos delanteros de la vecina orilla con Módena, Dacal, Piendibene y Romano, actuando él como entreala izquierdo.

El 26 de junio de 1914, Peñarol venció a Nacional (2-1) en el Parque Central y Scarone no contuvo su enojo contra Manuel Varela, que no lo había dejado ni respirar durante el partido. “Jueguen ustedes que son unos manyas”, le dijo. Seguramente, sin pensar que Peñarol haría propia esa palabra que había sido utilizada de forma peyorativa y la transformaría en el sobrenombre que llevan con orgullo los hinchas del club.


1938. Ya veteranos dos leyendas charrúas, uno de Peñarol y otro de Nacional, luciendo la “Celeste”: el “negro” Isabelino Gradín, el más espectacular de los delanteros uruguayos de fines de la primera década del siglo XX y el protagonista de esta crónica, Carlos Scarone.

Por Redacción EG: 11/04/2018

Para seguir leyendo:

Los locos del fútbol: Veira y Doval

El “Bambino” Veira y Horacio Doval. Una pareja de chiflados incorregibles célebres. En los Carasucias de 1964, junto con Arean y Casa, deleitaban con el juego y también con las anécdotas.

Argentina 78. El gol maradoneano de Escocia frente a Holanda

Uno de los mejores goles del mundial 78: Archie Gemmill en la puerta del área, se deshace de 4 rivales y la coloca con clase. Escocia le ganó al subcampeón del mundo 3 a 2 en un partido épico.

Chilena espectacular en la Serie A de Italia

El nigeriano Nwankwo, del Crotone, empata el encuentro frente a ni más ni menos que la Juventus con esta espectacular chilena para sumar en la ardua lucha por mantener la categoría.

1954. El abrazo del fútbol

Una gran imagen de un gesto cargado de nobleza: José “Pepino” Borello, el crack de Boca, se funde en un abrazo con el arquero de Ferro Roque Marrapodi, tras hacerle un gol en la Bombonera.

El pugilato entre los antiguos griegos

“El vencedor de los Juegos que estás viendo, tuvo en otro tiempo nariz, orejas y dientes”. Este relato pinta el brutal pugilato que se practicaban en Grecia, actividad que también tuvo sus virtuosos.

Dura derrota de Independiente ante Corinthians

Se complica la posibilidad de pasar de ronda en Libertadores. Tuvo momentos buenos y fue afectado por fallos arbitrales, un penal no sancionado y un gol lícito anulado. El gol fue obra de Jadson.

Atlético Tucumán y un triunfo histórico en La Paz

Por Copa Libertadores consiguió una victoria heroica y clave para seguir con aspiraciones en el grupo C. Ibarguen anotó por The Strongest mientras que Romat y Toledo lo hicieron para la festejada victoria.

19 de abril de 1966, Jorge Cupeiro, leyenda del TC

La Vuelta de General Pico en La Pampa se disputó el día 17 y encontró como ganador al hombre de Buenos Aires, que había clasificado 7mo y se quedó con la General al volante de la Chevy II Baufer.

1974. Marito Zanabria, entre el cielo y la tierra

Los hinchas de Newell’s llevan en andas a su crack Mario Zanabria, la tarde del zurdazo mágico del empate con Central que consagró a La Lepra campeón por primera vez en el Metropolitano 1974.