Fútbol

1961. Los locos del fútbol: Corbatta

Oreste Omar Corbatta se duerme en el vestuario de la Selección siete minutos antes de un Argentina - Checoslovaquia de 1961. En esta nota anécdotas de uno de los locos más locos de la historia.

Si el fútbol argentino de la década del 50 estaba repleto de personajes pintorescos, él era el más pintoresco de todos. Distinto adentro de la cancha, con una gambeta extraña e indescifrable, y distinto afuera, inseguro de sí mismo, de cerebro ingobernable. Ídolo de Racing, en un clásico contra Independiente estaba siendo duramente marcado por Alcides Silveira. Entonces, para sacárselo de encima, se escondió atrás de los policías que estaban alrededor de la cancha y empezaba sus corridas desde ahí. Nunca le enseñaron a leer ni a escribir, pero igual llevaba siempre un diario o un libro en las manos. “Si no sé leer, al menos que parezca que sí”, decía. Su mejor anécdota la contó Federico Vairo, de River. En aquel momento, mucho más que ahora, los jugadores solían “hablarle” al rival para ponerlo nervioso. Cuando Vairo vio que Corbatta se acercó y le dijo: “¿Cómo está su madre? ¿Y a su hermana cómo le va?”, enseguida lo frenó. “¡Callate y jugá! –le gritó-. Y si tenés algo que decirme, te espero afuera”. Vairo lo maltrató durante los 90 minutos, y Corbatta jugó en silencio. Cuando terminó el partido, fue al vestuario de River. Vairo no lo podía creer: Corbatta realmente quería saber por su familia y sus cosas, y lo invitó a tomar algo. Un crack que se casó tres veces y se separó tres veces, perdió tres veces el poco dinero que juntó.

(Fragmento de la nota aparecida en El Gráfico de mayo de 2015. Texto de Martín Estévez)

Un crack que se podía quedar dormido en el vestuario antes de un partido con la Selección. Miren la foto: fue sacada siete minutos antes de un 3 - 3 entre Argentina y Checoslovaquia jugado en 1961.