Fútbol

1968. La mano que le quitó un campeonato a River

Una polémica legendaria. 82 minutos, Gallo de Vélez detiene con la mano el cabezazo de Recio de River, que con un gol más era campeón después de 10 años. Nimo no lo cobró. La foto no deja dudas.

Se jugaba la segunda fecha del triangular entre Vélez, Racing y River. que definía al ganador del Nacional 1968. El Millonario, que hacía diez años que no salía campeón, había vencido el jueves 19 de diciembre a Racing por 2 a 0 y con el triunfo frente a Vélez daba la vuelta.

Se enfrentaron el domingo 22 de diciembre en cancha de San Lorenzo de Almagro.

Esta fue la síntesis, puntajes del partido y la narración de El Gráfico, de una de las polémicas más grandes de la historia del fútbol argentino.

RIVER 1 - VÉLEZ 1

Juez: Guillermo Nimo.

Recaudación: $25.515.000 ($14.715.000 por venta de plateas y $10.800.000 por entradas populares).

RIVER PLATE: Gironacci (5), Ferreiro (6), Paira (5), Guzmán (7), Dominichi (5), Recio (7), Gutiérrez (5), Carlos Rodríguez (5), Cubilla (5), Daniel Onega (6), Mas (6), Carrizo (6), reemplazó a Gironacci lesionado a los 65’.

VÉLEZ SARSFIELD: Marín (7), Gallo (6), Ovejero (6), Zóttola (7), Atela (6), Solórzano (5), Moreyra (7), Luna (4), Wehbe (4), Willington (7), Nogara (4).

Goles: Luna, 11’; Daniel Onega, 32’.

37 minutos del segundo tiempo. 1 a 1.  River ataca sin orden pero con insistencia. Daniel Onega sale a buscar un centro cerrado de Cubilla y anticipándose a Moreyra, la levanta de cabeza hacia atrás. La trayectoria de la pelota sobra a María y Ovejero. Cuando Zóttola intenta la “chilena” sobre el cuerpo de Recio, el 5 riverplatense la cabecea hacia abajo.  Gallo, quien viene cubriendo la valla de derecha a izquierda, se arroja al suelo para rechazar. Su mano izquierda detiene la pelota. Allí la vimos pegar desde el palco de prensa.

La pelota pica tras haberla rechazado Gallo, Ovejero calló de espaldas, Marín va a buscarla y Rodríguez también. Marín se zambulle por sobre el cuerpo Ovejero y contiene, Rodríguez va hacia la pelota, pero su botín derecho encuentra el brazo izquierdo del arquero. Gallo termina su contorsión sobre la línea del gol... Fue mano de Gallo. Pero el árbitro cobró foul posterior de Rodríguez. El linesman de ese lado no dudó. Vio el penal y salió corriendo a buscar su colocación por detrás de la línea de fondo. Fue la última oportunidad de quebrar el empate, porque poco después el árbitro terminó el partido sin que se hubieran cumplido los 90 minutos de juego.