LAS CRóNICAS DE EL GRáFICO

¿Pobre yo? Por Borocotó

- por Redacción EG: 16/03/2018 -

Durante años El Gráfico publicaba en su última página las APILADAS escritas por Borocotó. Junto con anécdotas, contenía relatos sobre una barra de pibes (ficticia y no tanto) que tocaban el corazón.

APILADAS



El pibe y el barrio eran pobres. El chico significaba un índice. Pero con una marcada diferencia: si las casitas estaban despintadas, al pibe lo había pintado su primavera. Andaba descalzo, porque el único par de zapatillas con suela de cuero eran para ir a la escuela. Por eso sus amigos, cuando lo llevaban al cine, igualmente pobre, y que valía veinte centavos, lo colocaban en el medio para que el portero no le viera los pies. A veces le decían:

- Hoy no te podemos llevar. Te vas a perder la serie.

- No importa: después me la cuentan –y esbozaba en sus labios una sonrisa que ponía dulce destello en sus ojos claros.

Aguardaba los acontecimientos con natural resignación y optimismo. Sin una protesta. Apenas, a veces, una explicación. Y una espera latente. Como si mirara muy lejos, hacia un mañana remoto que habría de traerle precioso cargamento.

- Cuando mi mamá lavaba estábamos bien. Pero con el reuma… –

Ese “bien” era, simplemente, un “mejor”. Su madre vendía caramelos apostada en una esquina del centro. A veces, el chico la reemplazaba. También solía dejar el picado del baldío para irla a buscar y traerle la canasta.

- Si mañana llueve nos conviene –dijo uno del cuadrito pensando en el match del día siguiente, un “desafío” que sorprendía al team con algunos ausentes por gripe.

- Si llueve, mi mamá no vende –expresó el pibe.

Y la barra, solidaria, rogó para que no lloviera aunque se perdiera el partido.

1935. Pibes jugando en una calle de Buenos Aires. (Foto: Archivo General de la Nación).

Tenía enorme facilidad para componer los juguetes rotos. Los chiquitos del barrio lo llamaban para eso. Y hasta le decían ingeniero, porque el muchachito sostenía que llegaría a serlo. La palabra “ingeniería” no era de ese barrio. Sonaba a intrusa. A cosas del asfalto…

Astro de las matemáticas, habilísimo en las composiciones, en el colegio era el número uno. Sin esfuerzo, con sencillez, sin vanidad alguna. Sabía porque sabía. Como si gozara de un don del cielo que lo exponía sin alardes. Y en el fútbol del baldío, igual capacidad. Daba más que nadie, porque era el que más tenía. El más pobre resultaba el más rico en conocimientos y en habilidades futbolísticas. Y su fortuna, cuanto más la repartía, más crecía.

- Che, pobre. –Le dijo una vez Terremoto.

- ¿Yo? –preguntó, y brillaban sus ojos.

Sabía que no lo era. Sus pies descalzos eran pobres. Su cabeza y su corazón…

BOROCOTÓ (1954).

Por Redacción EG: 16/03/2018

Para seguir leyendo:

Los locos del fútbol: Veira y Doval

El “Bambino” Veira y Horacio Doval. Una pareja de chiflados incorregibles célebres. En los Carasucias de 1964, junto con Arean y Casa, deleitaban con el juego y también con las anécdotas.

Argentina 78. El gol maradoneano de Escocia frente a Holanda

Uno de los mejores goles del mundial 78: Archie Gemmill en la puerta del área, se deshace de 4 rivales y la coloca con clase. Escocia le ganó al subcampeón del mundo 3 a 2 en un partido épico.

Chilena espectacular en la Serie A de Italia

El nigeriano Nwankwo, del Crotone, empata el encuentro frente a ni más ni menos que la Juventus con esta espectacular chilena para sumar en la ardua lucha por mantener la categoría.

1954. El abrazo del fútbol

Una gran imagen de un gesto cargado de nobleza: José “Pepino” Borello, el crack de Boca, se funde en un abrazo con el arquero de Ferro Roque Marrapodi, tras hacerle un gol en la Bombonera.

El pugilato entre los antiguos griegos

“El vencedor de los Juegos que estás viendo, tuvo en otro tiempo nariz, orejas y dientes”. Este relato pinta el brutal pugilato que se practicaban en Grecia, actividad que también tuvo sus virtuosos.

Dura derrota de Independiente ante Corinthians

Se complica la posibilidad de pasar de ronda en Libertadores. Tuvo momentos buenos y fue afectado por fallos arbitrales, un penal no sancionado y un gol lícito anulado. El gol fue obra de Jadson.

Atlético Tucumán y un triunfo histórico en La Paz

Por Copa Libertadores consiguió una victoria heroica y clave para seguir con aspiraciones en el grupo C. Ibarguen anotó por The Strongest mientras que Romat y Toledo lo hicieron para la festejada victoria.

19 de abril de 1966, Jorge Cupeiro, leyenda del TC

La Vuelta de General Pico en La Pampa se disputó el día 17 y encontró como ganador al hombre de Buenos Aires, que había clasificado 7mo y se quedó con la General al volante de la Chevy II Baufer.

1974. Marito Zanabria, entre el cielo y la tierra

Los hinchas de Newell’s llevan en andas a su crack Mario Zanabria, la tarde del zurdazo mágico del empate con Central que consagró a La Lepra campeón por primera vez en el Metropolitano 1974.