Fútbol

Mary Terán de Weiss, heroína trágica

Pionera en la promoción del tenis en el país, jugó al más alto nivel en los 40 y 50. Por sus simpatías con el peronismo fue discriminada por la Libertadora y ninguneada por sus colegas. Se suicidó a los 66 años.

Mucho escribió El Gráfico sobre Mary Terán de Weiss, una enorme tenista a la que su asociación con el gobierno peronista terminó haciéndole mucho daño. Muestra de ello es la “Carta abierta” que la revista le publica en julio de 1964. Allí manifiesta que su club la había borrado del padrón social y otras entidades la rechazaban, y que las jugadoras se negaban a jugar contra ella. Esta culta dama  empezó a jugar tenis en el Rowing Club de Rosario, donde había nacido en 1918. Gran nadadora y amante del Paraná, se asoció al Club de Remeros Alberdi y al Atlético Rosario. En 1934 fue
campeona de dobles de su ciudad. Un lustro más tarde alcanzó la cima en singles y comenzó a frecuentar los courts del resto de la Argentina, principalmente de Buenos Aires, donde se radicó en 1943. Ella misma cuenta su impresionante carrera: “Representé a la República Argentina en 1.100 competencias internacionales, de las que logré, entre singles, dobles damas y dobles mixtos, 832 primeros
puestos”. Roberto Ramillon, refiriéndose al Campeonato Argentino, comenta en 1945: “Los progresos realizados por la señora de Weiss en la ejecución de la volea tuvieron indudable influencia en el resultado como así también su estado de preparación”. Aunque de contextura pequeña, físicamente estaba muy bien dotada para la práctica del tenis. Viajó mucho por el mundo buscando perfeccionarse en su deporte. En 1948 se cuenta de sus progresos: “Clasificada 5o jugadora de Europa, no creemos pecar de optimistas considerarla entre las 10 primeras del ranking mundial”. Precisamente, como lo señala una crónica de inicios de 1949, “fue la primera jugadora argentina que demostró poseer clase internacional”. Ganó tres medallas en los primeros Juegos Panamericanos que se disputaron en 1951 en Buenos Aires. En 1952 fue designada jefa de los Campos Deportivos Municipales. No merecía el desprecio que significó una prohibición de jugar por 99 años: “una mancha negra en el deporte blanco” consideró El Gráfico la discriminación a esta gran deportista. Retirada de toda actividad y deprimida, se suicidó en Mar del Plata el 8 de diciembre de 1984. Desde 2007 el estadio del Parque Roca en Buenos Aires lleva su nombre.

Por Néstor Saavedra.

Hábil con y sin la raqueta, Mary Terán compitió en el más alto nivel. Fue discriminada y no se reconocieron sus méritos.