Fútbol

1950. El Maracanazo en El Gráfico

Uruguay derrota a Brasil en el Maracaná en la final y se consagra campeón mundial. La crónica publicada en la revista de una de las mayores hazañas deportivas de todos los tiempos.

URUGUAY CAMPEÓN DEL MUNDO

Retificando una vez más su clase internacional, los celestes derrotaron a Brasil por 2 goles a 1.

París 1924... Ámsterdam 1928... Montevideo 1930... Brasil 1950. El fútbol uruguayo ha ratificado ahora, en el Campeonato del Mundo que terminó el domingo en Río de Janeiro, la clase que demostrara al imponerse en aquellos otros torneos máximos.

Juan Schiaffino marca el primer gol Charrúa frente a 200.000 brasileros “…los de afuera son de palo”, les dijo el capitán Obdulio Varela a su equipo antes de empezar el partido.

Importa agregar que a los otros campeonatos mundiales (Italia 1934, Francia 1938) no concurrieron, de manera que este nuevo triunfo significa para ellos la retención del título que por primera vez conquistaran en el Campeonato Olímpico de Paris (1924) reafirmado cuatro años más tarde en el otro Campeonato Olímpico de Ámsterdam (1928) y luego en el primer Campeonato Mundial de profesionales de Montevideo (1930). 

Hay un concepto general que se apoya en los resultados obtenidos: los jugadores uruguayos poseen clase internacional, una capacidad especial para afrontar los compromisos decisivos en la disputa de títulos valiosos, que aumentan en proporción asombrosa su real nivel técnico. Los argentinos podemos dar fe de que el fútbol uruguayo, visto en el torneo local y en los partidos internacionales o campeonatos sudamericanos de los últimos año, no es tan bueno como aquel que practicaban sus equipos representativos del 24 al 30. Los argentinos podemos dar fe de que únicamente por esa indiscutible y muy valiosa "clase internacional" era posible conferir alguna posibilidad en este certamen al once celeste. Y porque siempre nos ha parecido muy respetable esa gran condición es por lo que nos permitimos no descartar el nombre del Uruguay cuando, en comentarios previos al Campeonato del Mundo, ensayamos un cálculo de probabilidades. Sin embargo, forzoso era rendirse a la evidencia después de realizados los primeros matches y aceptar que el de Brasil aparecía como el equipo mejor dotado técnicamente y con mayores ventajas para adjudicarse el título de campeón. Sus victorias por goleadas sobre Suecia y España robustecieron esta impresión. Colocados los dos cuadros sudamericanos ante la perspectiva de definir entre sí el primer puesto, celebrábamos lo que resultaba una magnífica demostración de capacidad y la satisfactoria confirmación de un poderío que había sido negado o subestimado por quienes elogiaban al fútbol europeo olvidando todo lo bueno que había hecho en los últimos veintiséis años el fútbol de América del Sur y sobre todo el del Río de la Plata. Analizando fríamente el match que iban a sostener Brasil y Uruguay se llegaba a la conclusión que sólo multiplicándose y agigantándose podrían los uruguayos "hacer partido". 

Alcides Ghiggia convierte el segundo gol y enmudece a un país. Fue el gol del triunfo uruguayo.

El domingo vivió una jornada histórica ese fútbol uruguayo. Y el eco de su triunfo excepcional se escuchó en Buenos Aires. Cuando por los altavoces del estadio de River Plate se dio a conocer el resultado del match Brasil-Uruguay estalló una ovación estruendosa, que ni siquiera permitió escuchar las cifras del score. Y como ahí se encontraba un representante de esa alta clase internacional -Walter Gómez-, a él se le tributó una viva demostración de simpatía. Sus compañeros lo rodearon y en su honor corearon un "hurra" expresivo que aprendieron en México durante una de sus giras. 

Uruguay, campeón del mundo. Estupenda victoria. Nuestras felicitaciones a ese magnífico exponente de calidad y de corazón.

(1950).

El equipo uruguayo que logró una de las más grandes hazañas en la historia del fútbol.

Mundial 1950. Brasil 1 - 2 Uruguay, el Maracanazo