INFORME

Garabito y Borocotó. Compañeros de ruta

- por Redacción EG: 27/01/2018 -

Alberto Palazzo “Garabito” y Ricardo Lorenzo “Borocotó” formaron una dupla inseparable en El Gráfico. “Garabito” fue el primer fotógrafo de la revista y “Borocotó” un prócer del periodismo.

GARABITO. El primer fotógrafo de la revista se llamaba Alberto Palazzo, pero firmaba “Garabito”. Amante del tango y del ciclismo, llegó a Atlántida en 1918, vio nacer a El Gráfico y no se fue hasta su muerte (1947). Formó una pareja indivisible con Borocotó.

1947. Una de las últimas fotografías de “Garabito” fue tomada en 1947 en el Gran Premio de Buenos Aires en la largada del motociclismo en Retiro.

BOROCOTÓ. Ricardo Lorenzo fue un prócer del periodismo. Nació en Montevideo, fue obrero del frigorífico Swift, estibador de barcos y chofer de una familia rica. Esperando largas horas a sus patrones, adquirió el hábito de leer con avidez y se terminó de formar, ya que sólo había llegado hasta tercer grado. También firmaba como Lagunero sus notas de remo y como D. Gancho las de basquetbol. Trabajó en EG entre 1926 y 1955. La sección más popular de Borocotó iba en la última página. ¿El contenido? Lo definió Borocotó en su última Apilada: “Anécdotas, reflexiones y brochazos con olor a polvareda de baldío. En el andar surgió el recuadro que vestí de lila y blanco en homenaje al cuadrito inolvidable del barrio. Era el Sacachispas”. Y se autorretrató: “Mi violín tiene dos cuerdas, una que hace reír y otra que hace llorar”.

Dijo Frascara, periodista emblema de El Gráfico, de su compañero Borotocó: “Hubo un momento en que Borocotó era El Gráfico y El Gráfico era Borocotó. Llegó al público, a la muchachada, al alma del barrio, al palpitar del baldío, al corazón de las madres. Poetizó las rodillas sucias de los purretes y la tristeza pobre de la solterona que fabricaba las pelotas de trapo y recomponía las alpargatas de los raboneros”.

Garabito y Borocotó en la unidad móvil descapotable de la revista en uno de los tantos viajes que hicieron juntos.

Por Redacción EG: 27/01/2018

Para seguir leyendo:

1950. El Maracanazo en El Gráfico

Uruguay derrota a Brasil en el Maracaná en la final y se consagra campeón mundial. La crónica publicada en la revista de una de las mayores hazañas deportivas de todos los tiempos.

“La bola lenta”, un gol en contra increíble

Un pase atrás le pasa por debajo de la suela a San Román, arquero del Atlético de Madrid B, y se mete despacito dentro del arco. Los del Toledo se abrazaron entre ellos y nadie fue con San Román, una vergüenza.

La peor gozada en fútbol jamás vista

A un minuto del final, ganando 4 a 2 los jugadores de los Chiefs sudafricanos se pusieron a tocar y hacer payasadas gozando al ingenuo rival. Que lo vengan a hacer a Sudamérica si son guapos.

Los Locos del fútbol: Coudet

Los que lo conocieron en la época de jugador nunca se imaginaron que Eduardo Coudet podía ser entrenador. Pasen a ver las anécdotas de uno de los locos del fútbol más traviesos de la historia.

1941. Machín, masajista y pionero del rock

Aureliano Gomeza, alias Machín, encabeza la mesa de lotería. Además de ser durante décadas el masajista de River, Machín fue quien le regalo la primera guitarra a un pibe llamado Luis Alberto Spinetta.

21 de febrero de 1941: Raúl Emeal

Raúl Emeal formó con Maril, Borgnia, Sarlanga y Gandulla, el ataque llamado “La Pandilla” en Ferro. Boca lo compró junto a Sarlanga y Gandulla para salir campeón en 1940.

Champions League: Chelsea 1 - 1 Barcelona

Lionel Messi rompe uno de los pocos maleficios de su Carrera y anota de visitante para un empate importantísimo de cara al partido de vuelta por los octavos de final frente al dificil equipo inglés.

¿La mejor patada de la historia?

Así la titulan muchos especialistas. El luchador Robby Drought sale de un aprieto de manera espectacular y noquea a Mark Frazer en un combate de Muay Thai disputado en Irlanda.

Insólito: gol directo del lateral

El árbitro habrá entendido que algún jugador impactó el balón mientras se dirigía hacia el arco pero lo cierto es que, en la tercera categoría de España, se convalidó este extraño y pintoresco tanto.