Fútbol

Dante Panzeri: "Al fútbol de hoy le faltan tres cosas: dirigentes, decencia y wines"

Durante 17 años Dante Panzeri escribió en el Gráfico, donde llegó a ser su director y marcó un antes y un después en el periodismo deportivo nacional. “Lo único que puedo decir es que cuando Panzeri entró a la revista las paredes temblaron” (F.D. Frascara).

Indoblegable. Es el término exacto para definir la personalidad de Dante Panzeri. Porque se atrevió a expresar permanentemente lo que nadie osaba decir en momentos comprometidos. Llegó a El Gráfico a mediados de la década de 1940 y tras pasar por el atletismo, el ciclismo y la natación, su idoneidad lo ubicó inmediatamente detrás de los míticos Borocotó y Félix Daniel Frascara, hasta llegar a la dirección de la revista. Su credo se centraba básicamente en tres situaciones:

- No existe la crítica positiva o negativa (la crítica es tal, al margen de que se juzgue como buena o mala una actividad determinada).

- El periodista debe ser fiscal del medio en que se mueve.

- En busca de la verdad, el periodista debe dejar de lado la amistad, debe ser capaz de perder amigos con el fin de exponer su posición.

Luchó con ahínco contra la mediocridad y el lugar común, y así como señaló falencias graves en el deporte en general, brindó la correspondiente solución a cada uno de esos juicios. En realidad, revolucionó el medio

cuando su palabra cayó dentro del ámbito futbolístico. Ahí fue señalado como “negativo” en forma continuada por los poderosos de entonces, aunque al repasar el archivo cualquiera puede llegar a una conclusión bastante más fidedigna: vista la posterior (y actual) situación, se podría afirmar que más que un visionario, Dante Panzeri fue un profeta.

Su participación en El Gráfico finalizó a fines de agosto de 1962. En ocasión de un River-Boca, una orden “de arriba” lo obligó a publicar un comentario de Alvaro Alzogaray, por entonces ministro de Economía de Frondizi. Como correspondía a la ética que siempre mostró, renunció de inmediato a su cargo. Siguió luchando a brazo partido desde otras tribunas: El Ciclón, Así, Crónica, El Día de La Plata...

Fiel a su convicciones, fue el único periodista que se opuso a la realización del Mundial de Fútbol Argentina ’78. Esa fue su última Cruzada, porque falleció apenas tres semanas antes del inicio de aquel certamen –que ganaría la Selección de César Menotti–, un día después de una operación exitosa.

Si algo se puede decir para definir también la figura de Dante Panzeri es que nunca fue un mercenario del periodismo, más bien un ejemplo cabal del ejercicio independiente de la profesión.