TENIS

Del Potro: “Jugué bien, estuve sólido”

- por Redacción EG: 16/01/2018 -

El tandilense analizó su triunfo ante Frances Tiafoe en la primera ronda del Abierto de Australia.

Juan Martín Del Potro.

El tenista argentino Juan Martín del Potro quedó contento con su rendimiento en la victoria por 6-3, 6-4 y 6-3 sobre el estadounidense Frances Tiafoe, por la primera ronda del Abierto de Australia, primer Grand Slam del año. Delpo, quien esta semana volvió al Top 10 en el ranking mundial, declaró en conferencia de prensa: "Jugué bien, estuve sólido, esperé ese momento que la pelota venga hacia mi derecha y pegarle fuerte. Desde los primeros games, él vio que yo estaba sólido. Fui cada vez mejor y no mantuvo el ritmo".

El tandilense, que en la próxima ronda enfrentará al ruso Karen Khachanov, aseguró que su táctica de juego está cambiando: "Mi juego está formado para definir con mi derecha, pero tener esa paciencia para esperar ese golpe a veces te hace correr el riesgo de tener que correr un poco de más. Tengo que adaptarme a eso", contó.

Sobre su próximo rival, Khachanov, a quien venció la semana pasada en el torneo de Auckland, Del Potro opinó que "saca fuerte, le pega muy fuerte, es un tipo peligroso. El día que está derecho y todas las bolas van adentro, puede ganarle a cualquiera, así que hay que estar atento. Pero si mantengo el nivel de hoy y mejoro algunos aspectos, puedo hacer un gran partido".

El argentino remarcó la necesidad de cuidar el físico en este tipo de torneos, donde los jugadores pueden deshidratarse o sentirse mal por las altas temperaturas. "En estos torneos tan largos y desgastantes hay que cuidar físico lo más que se pueda, y más si hace mucho calor. Mi pretemporada también fue con calor extremo, pero lo que me pasó en la final de Auckland (perdió ante el español Bautista Agut) fue que jugué todos los partidos de noche y al primer calor que me tocó, lo sufrí bastante", explicó Del Potro, según reprodujo la agencia alemana dpa.

Fuente: Télam.

Por Redacción EG: 16/01/2018

Para seguir leyendo:

Los locos del fútbol: Veira y Doval

El “Bambino” Veira y Horacio Doval. Una pareja de chiflados incorregibles célebres. En los Carasucias de 1964, junto con Arean y Casa, deleitaban con el juego y también con las anécdotas.

Argentina 78. El gol maradoneano de Escocia frente a Holanda

Uno de los mejores goles del mundial 78: Archie Gemmill en la puerta del área, se deshace de 4 rivales y la coloca con clase. Escocia le ganó al subcampeón del mundo 3 a 2 en un partido épico.

Chilena espectacular en la Serie A de Italia

El nigeriano Nwankwo, del Crotone, empata el encuentro frente a ni más ni menos que la Juventus con esta espectacular chilena para sumar en la ardua lucha por mantener la categoría.

1954. El abrazo del fútbol

Una gran imagen de un gesto cargado de nobleza: José “Pepino” Borello, el crack de Boca, se funde en un abrazo con el arquero de Ferro Roque Marrapodi, tras hacerle un gol en la Bombonera.

El pugilato entre los antiguos griegos

“El vencedor de los Juegos que estás viendo, tuvo en otro tiempo nariz, orejas y dientes”. Este relato pinta el brutal pugilato que se practicaban en Grecia, actividad que también tuvo sus virtuosos.

Dura derrota de Independiente ante Corinthians

Se complica la posibilidad de pasar de ronda en Libertadores. Tuvo momentos buenos y fue afectado por fallos arbitrales, un penal no sancionado y un gol lícito anulado. El gol fue obra de Jadson.

Atlético Tucumán y un triunfo histórico en La Paz

Por Copa Libertadores consiguió una victoria heroica y clave para seguir con aspiraciones en el grupo C. Ibarguen anotó por The Strongest mientras que Romat y Toledo lo hicieron para la festejada victoria.

19 de abril de 1966, Jorge Cupeiro, leyenda del TC

La Vuelta de General Pico en La Pampa se disputó el día 17 y encontró como ganador al hombre de Buenos Aires, que había clasificado 7mo y se quedó con la General al volante de la Chevy II Baufer.

1974. Marito Zanabria, entre el cielo y la tierra

Los hinchas de Newell’s llevan en andas a su crack Mario Zanabria, la tarde del zurdazo mágico del empate con Central que consagró a La Lepra campeón por primera vez en el Metropolitano 1974.