Fútbol

1934. Ángel Bosio, la maravilla

Ya lo llamaban “La Maravilla Elástica” cuando llegó a River desde Talleres de Remedios de Escalada. Fue el mejor arquero argentino de su época, subcampeón olímpico y mundial con la selección.

En el final del Amateurismo brilló en el arco de Talleres de Remedios de Escalada y en la Selección Argentina que había ganado la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Ámsterdam, en 1928, y el subcampeonato en la primera Copa del Mundo, Uruguay 1930. Ya entrada la Era Profesional, llegó a River en 1933, donde revalidó su apodo de La Maravilla Elástica, un mote que daba cuenta de sus voladas fantásticas y la rapidez de sus reflejos, esos que disparaban su reacción felina en los remates esquinados, a los ángulos de arriba o a las “ratoneras”. Tenía un gran físico y se destacó en una etapa de grandes guardametas, con el estilo propio de los años 30: arqueros que se limitaban a cubrir el arco, sin aventurarse lejos del área chica. Atajó en River hasta 1936, cuando retornó al cuadro de Remedios de Escalada. Tras su retiro fue DT de su querido Talleres y comentó fútbol en el programa radial “Ases del deporte”, que condujo Roberto Zamora junto a otras figuras como Luis Ravaschino, Natalio Perinetti y Juan Carlos Muñoz. Murió en 1978, a los 73 años.

Nombre y apellido: ÁNGEL BOSIO.

Nació: 05/05/1905.

Jugó: 106 partidos entre 1933 y 1936.

Títulos: 1 (1 local).

(Extracto del libro "100 ídolos de River Plate", editado por El Gráfico)