FúTBOL ARGENTINO - PRIMERA

Benedetto comenzó con su recuperación

- por Redacción EG: 15/12/2017 -

El goleador de Boca se presentó en el complejo Pedro Pompilio para empezar la rehabilitación tras su lesión en la rodilla.

Darío Benedetto.

El delantero de Boca, Darío Benedetto, comenzó hoy su rehabilitación en el gimnasio que el club posee en el Complejo Pedro Pompilio aledaño al estadio, con la intención de recuperarse de la operación a la que fue sometido hace dos semanas por la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha

El Pipa, de 27 años, se acercó hasta La Boca y realizó con mucho cuidado sus primeros ejercicios post operatorios, luego de haber sido intervenido el 1 de diciembre por el doctor Jorge Batista en un sanatorio del barrio porteño de Recoleta. El goleador de Boca estará inactivo entre seis y ocho meses, según lo que anticipó el cuerpo médico del club cuando le fue dada al alta, el 2 de diciembre pasado.

El delantero surgido de Arsenal se lesionó el domingo 19 de noviembre en el segundo tiempo del partido que Boca perdió con Racing (2-1) en la Bombonera por la novena fecha de la Superliga, cuando atravesaba el mejor momento de su carrera, ya que además de ser la figura y goleador del equipo, formaba parte del seleccionado argentino.

Benedetto llegó a mediados de 2016 a Boca, donde anotó 35 goles en 42 partidos y salió campeón en junio de este año del torneo de Primera División. Su lesión fue un impacto duro para el equipo conducido por Guillermo Barros Schelotto, que intentó disimular su ausencia en los tres últimos partidos (Central, Arsenal y Estudiantes) con la inclusión de Guido Vadalá, ya que el suplente, Walter Bou, se desgarró y no pudo aprovechar la ocasión propicia que se le presentó.

La falta de Benedetto al menos hasta mayo de 2018, intentará ser suplida con la llegada de Ramón Ábila, el delantero proveniente de Huracán que entrenó durante toda la semana en el club, y casi con seguridad con el regreso de un ídolo del club, Carlos Tevez, algo que se definirá antes de fin de año.

Fuente: Télam.

Por Redacción EG: 15/12/2017

Para seguir leyendo:

Superliga : todos los goles de la fecha 6

En el podio: el del Pity en el Superclásico, el que armaron Álvarez y Matos en Atlético Tucumán y el golazo desde 30 metros de Mendoza para el Globo. Con sonido ambiente

El triunfo de Racing para ser puntero

Racing le ganó a Unión 1 – 0 en Avellaneda, con gol de cabeza de Augusto Solari. De esta manera el equipo de Coudet encabeza en soledad la Superliga. La síntesis con sonido ambiente.

Calor de horno de barro y aroma de pan casero

En 1972, tras un partido en Mendoza con Huracán, Osvaldo Ardizzone acompaña al inolvidable Roque Avallay a su casa natal, allá en Maipú, donde están sus viejos afectos. Una nota que parece un poema.

25 de Septiembre de 1973, el triunfo del “equipo fantasma”

Fornari, Poy y Kempes, los rostros de una Selección Argentina que tuvo la misión de entrenarse por varias semanas en la altura de Tilcara para enfrentar a Bolivia y conseguir una victoria clave por Eliminatorias.

Golazos Criollos: Juárez le rompe el arco a Fillol en 1981

El veloz puntero izquierdo de Ferro, protagonista del campeonato en la pelea con Boca, le gana a River de visitante con este fortísimo remate de pierna derecha, inatajable para el gran “Pato”.

Mi personaje favorito: Carlos Pairetti

1972. Roberto Cardozzo destaca la figura del piloto del Turismo de Carretera, oriundo de Santa Fe, que brilló en el campeonato de 1968, en el que el “Trueno Naranja” se quedó con el título.

Una jugada inexplicable

En la Liga de Arabia Saudita, se enfrentaron el Al Faisaly frente al Ohod. En el ataque del Faisaly se dio este suceso de errores e infortunios que termina de la mejor manera posible para que sea antológica.

Homenaje

Borocotó rescata una historia chiquita, que sucedía en la Maratón de los Barrios, sobre una de las cosas más difíciles de sobrellevar en esta vida: ese agujero en el alma que nos dejan nuestros muertos queridos.

24 de Septiembre de 1932, “el imbatible remero australiano”

Henry Robert Pearce ya había ganado el oro en los Juegos Olímpicos de Amsterdan, en 1928, y al repetir el primer lugar en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles de ese año, pasó a ser leyenda.