¡HABLA MEMORIA!

La final de 1966 y el apodo de Gallina, otra derrota difícil de digerir para River

- por Redacción EG: 01/11/2017 -

La caída ante Lanús trajo el recuerdo de la final perdida ante Peñarol en la Libertadores de 1966, en la que River ganaba 2-0 y terminó perdiendo 4-2 y ganándose el eterno apodo de Gallina.

No será fácil para River superar la derrota de esta noche ante Lanús, y menos teniendo en cuenta los antecedentes: en 1966, en la final de la Libertadores, el Millonario ganaba 2-0 frente a Peñarol, pero se durmió, el Carbonero lo dio vuelta y con el 4-2 se quedó con la Copa. Además, River se llevó algo más doloroso de esa noche, el apodo de Gallina. 

El repaso de esa increíble remontada empieza con la explicación del curioso formato. Se definía como serie por puntos y no por diferencia de goles. Peñarol había ganado el primer encuentro 2-0 en Montevideo, River el segundo 3-2 en Buenos Aires y todo debió definirse en terreno neutral, en Santiago de Chile el 20 de mayo de 1966. 

River tenía un equipo de gala, con Amadeo Carrizo, Jorge Solari, Pinino Más y Ermindo Onega, entre otros, aunque Peñarol, en medio de su primer quinquenio glorioso, no se quedaba atrás y contaba con el ecuatoriano Alberto Spencer, goleador histórico de la Libertadores. 

El Millonario arrancó ganando 2-0 con los goles de Onega y Solari, pero en el segundo tiempo el Carbonero lo empató con una ráfaga de Spencer y Abbadie y forzó el tiempo suplementario. Rver era el gran favorito, y uno de los primeros equipos que privilegió la Libertadores por encima del torneo local, en el que solía alinear suplentes, sin embargo en el tiempo extra Peñarol pisó fuerte y convirtió los dos goles que le permitieron redondear la hazaña a través de Spencer, nuevamente, y de Pedro Rocha. El 4-2 le dio a los uruguayos su tercera Copa y le infligió al Millonario una derrota que tendría otras consecuencias eternas. 

El siguiente partido luego de esa caída River lo tuvo ante Banfield y los hinchas del Taladro se mofaron de su rival arrojando al terreno de juego una gallina pintada con una franja roja. Lo que nadie sabía es que los fotógrafos inmortalizarían esa imagen y que el apodo de Gallina quedaría de por vida en la historia de River. Un apodo que, invariablemente, trascendió aquella derrota, pero que tuvo su origen en ese doloroso tropiezo. 

Por Matías Rodríguez 

@mmatiasr

Por Redacción EG: 01/11/2017

Para seguir leyendo:

Golazos Criollos: Marcelo Espina, de mitad de cancha en 1994

En su segundo ciclo en Platense, hizo uno de los mejores goles de su vida pero como el rival fue Lanús, el último club donde había jugado, no lo gritó. Hombre con códigos.

2005. COUDET 100x100

A los 30 años, Eduardo Coudet recibe a El Gráfico para someterse a las 100 preguntas. Querido en todos los clubes donde jugó, el actual técnico de Racing, repasa su catálogo de diabluras.

Superliga : todos los goles de la fecha 6

En el podio: el del Pity en el Superclásico, el que armaron Álvarez y Matos en Atlético Tucumán y el golazo desde 30 metros de Mendoza para el Globo. Con sonido ambiente

El triunfo de Racing para ser puntero

Racing le ganó a Unión 1 – 0 en Avellaneda, con gol de cabeza de Augusto Solari. De esta manera el equipo de Coudet encabeza en soledad la Superliga. La síntesis con sonido ambiente.

Calor de horno de barro y aroma de pan casero

En 1972, tras un partido en Mendoza con Huracán, Osvaldo Ardizzone acompaña al inolvidable Roque Avallay a su casa natal, allá en Maipú, donde están sus viejos afectos. Una nota que parece un poema.

25 de Septiembre de 1973, el triunfo del “equipo fantasma”

Fornari, Poy y Kempes, los rostros de una Selección Argentina que tuvo la misión de entrenarse por varias semanas en la altura de Tilcara para enfrentar a Bolivia y conseguir una victoria clave por Eliminatorias.

Golazos Criollos: Juárez le rompe el arco a Fillol en 1981

El veloz puntero izquierdo de Ferro, protagonista del campeonato en la pelea con Boca, le gana a River de visitante con este fortísimo remate de pierna derecha, inatajable para el gran “Pato”.

Mi personaje favorito: Carlos Pairetti

1972. Roberto Cardozzo destaca la figura del piloto del Turismo de Carretera, oriundo de Santa Fe, que brilló en el campeonato de 1968, en el que el “Trueno Naranja” se quedó con el título.

Una jugada inexplicable

En la Liga de Arabia Saudita, se enfrentaron el Al Faisaly frente al Ohod. En el ataque del Faisaly se dio este suceso de errores e infortunios que termina de la mejor manera posible para que sea antológica.