Fútbol

1978. La máxima locura de Salinas

Carlos Salinas toma del cuello a Abel Gnecco después de ser expulsado, lo frenan Babington y Carrascosa. Con esta foto como prueba el Tribunal de Disciplina le dio 25 fechas de suspensión.

En el partido entre Boca y Huracán jugado el 5 de noviembre de 1978, fue suspendido por 25 fechas el impulsivo Carlos Horacio Salinas por tomar del cuello al árbitro Abel Gnecco después de ser expulsado. Fue una de las sanciones más largas, por una acción de juego, en la historia del fútbol argentino.

 Compartimos las palabras del Loco Salinas sobre este suceso en un 100x100 que le hizo Diego Borinsky en El Gráfico:

¿Por qué te dieron 25 fechas de suspensión en un Boca-Huracán?

Ese fue Abel Gnecco, que era un hijo de puta. Entraba a la cancha y te insultaba. Ese día, apenas entró a la cancha, ya me dijo: “escuchame, Salinas, no me transmitas el partido, ¿entendés?”. Tenía ganas de echarme antes de empezar. Me cobró foul por una amarilla y enseguida la roja por tirarme a los pies y me puse loco. Menos mal que estaban Brindisi y Babington que me sacaron…

¡¿Menos mal?! Si lo agarraste del cogote…

Cuando fui a declarar al Tribunal de Disciplina dije que no lo había agarrado pero ahí me sacaron del cajón la foto de El Gráfico. Me mataron. “Bueno, es que le quería tomar el talle de la camisa”, les dije. Listo: 25 fechas, 6 meses sin jugar. Al menos pude jugar en la Libertadores. Encima, al poco tiempo me echó Nitti y me dieron 11 fechas más, me tenían alquilado. “Escuchame, tucumano, vamos a tener que hacer un contrato por partidos jugados”, me dijo Armando.