Fútbol

Tres deben cuidarse

Ponzio, Marcone y Gómez acumulan dos amarillas y, si hoy son amonestados, se pierden la vuelta en la cancha de Lanús.

Leonardo Ponzio.

En la Copa Libertadores, cuando un jugador acumular tres tarjetas amarillas, debe cumplir un partido de suspensión. Esta tarde, River y Lanús se enfrentan en el estadio Monumental por el partido de ida de las semifinales. En el equipo local, Leonardo Ponzio ya tiene dos amarillas. En el visitante, Iván Marcone y José Luis Gómez están en la misma situación.

Cualquiera de los tres que hoy sea amonestado, se perderá el partido de vuelta (el martes que viene, en la Fortaleza), donde se definirá quién pasa a la final. Este tipo de partidos se juega con mucha intensidad, se deja todo y es muy difícil “cuidarse” para no ser amonestado, especialmente en el mediocampo, la zona de más rispidez, donde juegan Ponzio y Marcone.

Sin embargo, es una condición que los jugadores deben tener en cuenta para intentar no ver la amarilla por motivos innecesarios, como podría ser una protesta al árbitro. En el Millonario, Jorge Moreira también está al límite. El lateral paraguayo iba a ser titular pero sufrió una lesión muscular y fue descartado.

Más allá de los tres futbolistas mencionados, hay otros que tienen una amarilla y, si son amonestados en los dos partidos que se vienen, se perderían la ida de la hipotética final. En River son Germán Lux, Milton Casco, Enzo Pérez e Ignacio Scocco, mientras que en Lanús están Esteban Andrada, Diego Braghieri, Román Martínez, Nicolás Aguirre, Lautaro Acosta, José Sand, Santiago Zurbriggen y Matías Rojas.