LA SELECCIóN

En la noche mágica de Messi, aparecieron los socios

- por Redacción EG: 10/10/2017 -

Pérez y Angelito jugaron un gran partido para ser el sostén de Messi, autor de los tres goles y enorme figura de la noche. También apoyaron muy bien Acuña y Benedetto.

 

Parecía que no se daba. Parecía que nadie podía seguirle al maestro y que la batuta se cansaba de tanto tropezar. Parecía que ya no quedaban variantes. Pero sobre el cierre, con el agua al cuello, aparecieron las sociedades. Uno nuevo y uno de siempre. Enzo Pérez y Angel Di María, los dos pilares de un Messi fenomenal que se cargó a la Selección al hombro para cruzar el Rubicón y llevarla hasta Rusia.

Di María fue el sostén permanente de Lio, la descarga desde el primer momento, incluso cuando a los 38 segundo Ecuador pegó un mazazo que dejó sin habla a todos. Angelito no desapareció, siguió siendo la descarga y devolviéndola limpia, tan limpia que el primer fue una gestación de ambos. Pase profundo de Messi, devolución atrás de Di María y aparición de Lio para poner con la puntita del botín, casi sin querer, el empate.

A partir de ahí fue otra Argentina. Más sólida, comprometida y asentada empezó a jugar con la desesperación de Ecuador, endeble en el fondo como en el segundo gol: presión en bloque, Di María bien arriba junto a Benedetto, otro buen socio que se cayó del podio pero que acompañó con dignidad, y Lio hizo el resto, amontonó todos los muñecos que pudo para sacar un zurdazo fulminante y clavarla en el ángulo superior derecho del arquero.

Enzo, mientras tanto, era la contención y el desdoble en el medio. Apoyaba a Biglia y también se metía en el  trinomio ofensivo para aportar superioridad numérica. Con los minutos se hizo cada vez más grande y su confianza le dio confianza a Messi, nada menos, que cada vez lo buscó más para avanzar en el campo y liberar rápido, sobre todo cuando las patadas ecuatorianas empezaban a hacer mella.

Tardó la sociedad, pero llegó. Messi, Di María y Enzo, el elenco estelar de esta noche en Quito.   

Por Redacción EG: 10/10/2017

Para seguir leyendo:

Golazos Criollos: Marcelo Espina, de mitad de cancha en 1994

En su segundo ciclo en Platense, hizo uno de los mejores goles de su vida pero como el rival fue Lanús, el último club donde había jugado, no lo gritó. Hombre con códigos.

2005. COUDET 100x100

A los 30 años, Eduardo Coudet recibe a El Gráfico para someterse a las 100 preguntas. Querido en todos los clubes donde jugó, el actual técnico de Racing, repasa su catálogo de diabluras.

Superliga : todos los goles de la fecha 6

En el podio: el del Pity en el Superclásico, el que armaron Álvarez y Matos en Atlético Tucumán y el golazo desde 30 metros de Mendoza para el Globo. Con sonido ambiente

El triunfo de Racing para ser puntero

Racing le ganó a Unión 1 – 0 en Avellaneda, con gol de cabeza de Augusto Solari. De esta manera el equipo de Coudet encabeza en soledad la Superliga. La síntesis con sonido ambiente.

Calor de horno de barro y aroma de pan casero

En 1972, tras un partido en Mendoza con Huracán, Osvaldo Ardizzone acompaña al inolvidable Roque Avallay a su casa natal, allá en Maipú, donde están sus viejos afectos. Una nota que parece un poema.

25 de Septiembre de 1973, el triunfo del “equipo fantasma”

Fornari, Poy y Kempes, los rostros de una Selección Argentina que tuvo la misión de entrenarse por varias semanas en la altura de Tilcara para enfrentar a Bolivia y conseguir una victoria clave por Eliminatorias.

Golazos Criollos: Juárez le rompe el arco a Fillol en 1981

El veloz puntero izquierdo de Ferro, protagonista del campeonato en la pelea con Boca, le gana a River de visitante con este fortísimo remate de pierna derecha, inatajable para el gran “Pato”.

Mi personaje favorito: Carlos Pairetti

1972. Roberto Cardozzo destaca la figura del piloto del Turismo de Carretera, oriundo de Santa Fe, que brilló en el campeonato de 1968, en el que el “Trueno Naranja” se quedó con el título.

Una jugada inexplicable

En la Liga de Arabia Saudita, se enfrentaron el Al Faisaly frente al Ohod. En el ataque del Faisaly se dio este suceso de errores e infortunios que termina de la mejor manera posible para que sea antológica.