Fútbol

Bianchi, antes del Virrey: Se cumplen 50 años de su debut

El 23 de Julio se cumplen 50 años desde el debut de Carlos Bianchi en Vélez. Goleador implacable, es el máximo anotador del Fortín y fue campeón en 1968. Luego, se convirtió en el Rey de América y del Mundo como entrenador.

En pos de disipar el ingrato despiste de las nuevas generaciones de futboleros, es oportuno recordar que antes de ser el "Virrey", Gran DT de trayectoria luminosa en Vélez y Boca, Carlos Bianchi fue un delantero excepcional de cuyo debut en Primera División mañana se cumplirán 50 años.
En efecto, el 23 de julio de 1967 se produjo el bautismo de Bianchi con la camiseta de Vélez, sin goles pero ante las más de 26 mil personas que asistieron al 1-1 con Boca en el estadio José Amalfitani.
Se trataba de un partido correspondiente a la fecha 21 del Torneo Metropolitano. 
Esa tarde Vélez formó con Marín; Lejona y Atela; Gallo, Solórzano y Canosa; Wehbe, Ríos, Bianchi, Pérez y Carone.
Boca, por su parte, alistó a Roma; Magdalena y Marzolini; Suñé, Zarich y A. González; Luna, Novello, Alfredo Rojas, Madurga y Pianetti.
Los goles fueron convertidos por Omar Wehbe y Nicolás Novello en el segundo tiempo.
Bianchi, que por entonces tenía 18 años, comenzó su fantástica serie de goles en Vélez durante el Metropolitano del 68, con uno frente a Argentinos Juniors en la cancha de Atlanta y otro frente a River en Liniers, el 14 de julio. 
Ese, el segundo de su cosecha y a la vez el primero de varios que le convertiría al club de Núñez, tuvo la particularidad de que cortó una larga serie de minutos con el arco invicto que mantenía el legendario Amadeo Carrizo.
"No le pegué a la pelota con la cabeza, le di con la nariz", declaró el joven Bianchi y trascartón, en plan confesional, se reveló hincha de River y ferviente admirador de Carrizo.
Esa condición jamás fue un obstáculo para desarrollar una brillante carrera en Vélez: aportó siete goles en la conquista del Torneo Nacional del 68 (dos a San Martín de Tucumán, uno a Belgrano de Córdoba, dos a Rosario Central, uno a Lanús y uno a Huracán de Ingeniero White) y con un total de 206 en 324 partidos se constituyó en el principal anotador histórico de la "la V azulada".
También sobresalió en la Liga de Francia con las camisetas del Stade de Reims, París Saint-Germain y Racing de Strasbourg y su palmarés total consta de 434 goles.
Esos 434 goles lo colocan en el puesto 32 en el ranking de los máximos goleadores de la historia del fútbol mundial y en el tercero entre los futbolistas argentinos, sólo superado por Lionel Messi y Alfredo Di Stéfano y por delante de Diego Armando Maradona, Gabriel Batistuta, Mario Kempes, Oscar Mas, Sergio Agüero, Hernán Crespo, Héctor Scotta, Angel Labruna, Alberto Acosta, Martín Palermo y Carlos Tevez, en ese orden.
Pues bien: la historia del Bianchi centrodelantero astuto e implacable empezó hace medio siglo en el 1-1 de Vélez y Boca.