JUGADORAZOS

Pierino González, bohemio, egoísta y genial

- por Redacción EG: 22/06/2017 -

Puntero ambidiestro, fue una gloria de Boca en los cincuenta y bañó de fútbol la Bombonera en tiempos de vacas flacas. La contracara de su portentosa técnica era su excesivo individualismo, y su calvario fueron las lesiones, pero la hinchada Xeneize siempre lo idolatró.

Pierino hacía delirar a toda la hinchada de Boca con su habilidad fuera de lo común.

“¿Cómo tiene que formar Argentina? ¡Yo le voy a decir cómo tiene que formar Argentina! Con cinco Herminio González adelante”. Enajenado y al borde del colapso nervioso, como era su costumbre, Dante Panzeri rompió la monotonía de la tarde en la radio e hizo pública su postura a los gritos. Corría 1958 y en todos lados se discutía qué jugadores tenía que llevar Guillermo Stábile al Mundial de Suecia, y nadie, salvo Panzeri, había puesto en el tintero el nombre de Herminio Antonio González, un puntero ambidiestro de Boca que ganó fama con su apodo, Pierino, y que unos días antes del pedido radial del periodista, había jugado un gran partido y anotado un gol en un amistoso que el Xeneize le había ganado 3-2 al Milan en la Bombonera.
Nacido en 1929 en Berabevú, un pueblo santafecino cercano a Rosario, Pierino se mudó de chico junto a su familia a Mar del Plata. Allí empezó a jugar al fútbol, pero no fue hasta los 15 años que inició su peregrinaje profesional, cuando Kimberley lo sumó a su plantel de la Primera local, en el que comenzó a descollar. Por aquellos años, además, la selección marplatense era muy fuerte a nivel nacional, y solía organizar amistosos contra equipos de Buenos Aires. En uno de esos encuentros, ante Racing, González la rompió y un emisario de Boca, que justo estaba en la cancha, apuró los trámites para sumarlo al Xeneize, a sabiendas de que los entrenadores de la Academia también lo tenían en sus planes.

La estampa de Pierino, en tiempos de camisetas de piqué.

Pierino, entonces, llegó a Boca con 18 años y el 24 de abril de 1949 hizo su debut en Primera en una derrota 1-2 contra Independiente. En ese mismo campeonato, un puñado de fechas más tarde, marcaría su primer gol, ante Atlanta en una goleada 6-1. No obstante, ese torneo fue durísimo para el Xeneize, que encadenó una flojísima campaña y coqueteó con el descenso hasta el final, se  salvó recién en la última fecha y relegó a Lanús, que cosechó solamente un punto menos.
El certamen de 1949 sería el preludio de años bravos para Boca, que veía cómo Racing enhebraba el primer tricampeonato profesional de un equipo argentino, y River seguía sacándoles lustre a sus Inferiores de lujo. Pierino, en ese periodo de descontento de la hinchada con sus jugadores, era la excepción a la regla, y se iba convirtiendo, partido tras partido, en un ídolo irrenunciable. Con sus gambetas, sus malabares, sus bicicletas y toda una batería de recursos que explotaba gracias a su dominio de ambas piernas, hacía delirar a los fanáticos que colmaban la Bombonera, en más de una oportunidad, solo para verlo a él.

Ensayando una "marianela" en una producción especial para El Gráfico, en la Bombonera.

En 1950 Boca fue subcampeón, pero nunca estuvo cerca de quebrar el reinado de Racing, que le sacó ocho puntos de ventaja. Sin embargo, Pierino se asentó como titular, convirtió cinco goles y sirvió decenas de asistencias para sus compañeros. En 1950, también, Pierino comenzó a ser Pierino. El origen del apodo surgió cuando Pierino Gamba, un niño prodigio italiano que a los nueve años había dirigido la Orquesta de Opera de Roma interpretando la Quinta Sinfonía de Beethoven, visitó el Teatro Colón y dejó maravillado al público. Al otro día, todos los diarios hablaban del músico y a alguien se le ocurrió decir que, al igual que Gamba, González también tenía la batuta.
La fama de Pierino no paraba de crecer, y con ella también sus detractores. Boca era, muchas veces, un equipo sin alma, y a los hinchas no se les ocurría criticar al único jugador que les brindaba espectáculo, pero los entrenadores y jugadores de otros equipos e incluso sus compañeros se quejaban de su individualismo. Lo tildaban de egoísta y la disputa terminaba en patadas y lesiones. “Unos cuantos rivales me trataban mal –recordó el puntero en una nota con el diario La Capital de Mar del Plata–, me querían sacar de la cancha. Lo que pasa es que a veces se me iba la mano, porque yo los gambeteaba para un lado, y después los volvía a buscar. Ahí era cuando se enojaban”. Esa declaración de principios de González era, al mismo tiempo, lo que hacía vibrar a la Bombonera: “A la hinchada le gustaba que tirara caños y firuletes. Yo los hacía para ellos”.

Desbordando frente a Pedro Dellacha, en un Boca-Racing de mediados de 1956

En 1951 Boca volvió a caer en la tabla (terminó sexto) y el 1952 fue décimo. Otra vez merodeó la zona baja de la clasificación y solo mantuvo a salvo la categoría porque Atlanta redondeó una campaña catastrófica que lo mandó al descenso promediando el Campeonato.
En 1953 Boca tuvo algunas victorias resonantes, pero también sufrió derrotas alarmantes contra equipos de menor nivel y finalizó séptimo, a tono con el clima de época que lo asolaba. No obstante, lo más destacable de esa campaña fue la gira que el equipo hizo por Europa, presentándose en Francia, Alemania, Bélgica, Austria, Portugal y España. Pierino fue la gran figura del plantel, convirtió goles importantes y en el último amistoso jugado en Madrid, ante el Atlético, deslumbró a un enviado del Barcelona que estaba en la tribuna. El presidente de Boca, Juan Gil, que acompañaba a la delegación, ya tenía cerrado su pase al club catalán, pero después de pensarlo un par de días, González se negó a alejarse de su familia.

Pinta de Crack. No tenía solo pinta, lo era.

Pierino estaba en su mejor momento: “Entonces volaba, era muy livianito –recordó en el diario La Capital–. Bien entrenado andaba muy bien. Dominaba las dos piernas y por eso jugaba en las dos puntas. Mi jugada preferida era el amague o llegar al fondo y tirarla para la pierna contraria. Ahí no me entendían ni mis compañeros. Entonces me quedaba el espacio justo para sacar el centro medido. ¿Sabe quiénes la hacían parecida? Houseman y Ortíz, los dos mejores wines que yo vi después de mi retiro”.
Sin embargo, la negativa al Barcelona vino acompañada de desgracias, porque al regreso de la gira, y con el Campeonato de 1954 ya iniciado, Pierino sufrió una serie de lesiones que lo marcarían para siempre. El maltrato de los rivales y un físico de cristal que le empezaba a pasar factura lo mantuvieron a maltraer durante esa temporada que marcaría la resurrección de Boca.
Ese mismo año regresó al club, como entrenador, Ernesto Lazzatti, el Pibe de Oro que había sido campeón como jugador en 1944, en el último título que había conquistado el Xeneize. Lazzatti, desde el comienzo, ideó un equipo pragmático y resultadista, que a pesar de jugar con cinco delanteros fue tildado de defensivo y especulador. En la misma línea, fue claro con Pierino: “Mire –le dijo–, usted es el más habilidoso de todos, pero la tiene que largar, si no, habrá dos pelotas, una para el partido y otra para usted”.
Quedaba claro que Pierino, con su bohemia, no entraba en las prioridades de Lazzatti, ni tampoco lo consideraba el mejor de los soldados para una causa que estimaba urgente, y que era sacar campeón a Boca después de una década de sequía. Sin embargo, el conflicto en puerta que hubiese enfrentado a dos ídolos históricos del club con la hinchada como jurado se desenredó fácilmente cuando una grave lesión sacó a González del Campeonato. Durante 1954 solamente pudo jugar tres encuentros.

También lo disfrutó el fútbol en sus tiempos de veterano; aquí lo vemos en el centro de la fila, abajo.

Boca, mientras tanto, recuperó toda su épica en una campaña gloriosa, en la que no se lució por su fútbol, pero sí por su entrega y la de su público, que le dio al título conseguido tintes de epopeya. El Xeneize fue campeón con la columna vertebral del arquero Musimessi, los defensores Colman y Lombardo, los mediocampistas Pescia y Mouriño y, en gran parte, gracias a los goles de Pepino Borello, que fue uno de los máximos anotadores del certamen. Durante el año, Boca estalló las boleterías: vendió más de 900.000 entradas, promediando 30.000 espectadores por partido, un récord que nunca fue superado. El punto negativo fue, justamente, la ausencia de Pierino, a quien el público no olvidó y coreó su nombre en la jornada consagratoria ante Gimnasia en la Bombonera.
Jaqueado por las lesiones, González jugó el Campeonato de 1955 a préstamo en Ferro, pero solo disputó nueve partidos en los que anotó tres goles. En 1956 volvió a Boca y se quedó allí hasta 1959. En total disputó 207 partidos con la camiseta Xeneize y registró 39 goles con una característica llamativa: en todos los encuentros que jugó lo hizo como titular y nunca fue reemplazado, solo fue expulsado en una oportunidad, en 1959 contra Lanús.
Un año antes, en 1958, una gran actuación suya contra el Milan de Italia en un amistoso lo puso en la mira de Panzeri, que lo catapultó a la Selección. Pronto todos siguieron la pista del periodista y la presión fue tanta que, sin haber disputado nunca un encuentro con la camiseta de Argentina, Pierino se vio preseleccionado por Stábile para el Mundial de Suecia, no obstante, otra vez una lesión lo marginó de la lista definitiva, pero lo salvó del desastre, porque aquella participación nacional acabó en un sonado fracaso histórico.

Los últimos cartuchos de Pierino fueron en el fútbol de Mar del Plata.

Los últimos metros de su carrera los apuró en Huracán, disputando 13 partidos y convirtiendo un gol en el Campeonato de 1960. Con 32 años dejó el fútbol profesional y volvió a Mar del Plata, donde despuntó el vicio en el Quilmes local. También tuvo una breve experiencia como entrenador en Desamparados de San Juan y luego se dedicó a manejar un taxi en extensas jornadas que entrecortaba cuando veía un grupo de chicos jugando al fútbol para sumarse al picado. Falleció el 26 de diciembre de 2016, a los 87 años.
Bohemio, egoísta y genial, iluminó la época más oscura de la historia de Boca, y lo hizo siempre con una sonrisa en el rostro. “El fútbol es muy lindo como para que te amargue la vida –decía–. Por eso preferí ser jugador. Al nivel que sea, pero yo siempre quería jugar”.

Por Matías Rodriguez / Fotos: Archivo El Gráfico.

Nota publicada en la edición de Mayo de 2017 de El Gráfico

Por Redacción EG: 22/06/2017

Para seguir leyendo:

Agenda futbolera del sábado

Con Racing-Independiente como el plato fuerte del día, un sábado con varios partidos que prometen. Todos los podrás seguir en El Gráfico.

Huracán le ganó a Chacarita y se prende arriba

El Globo venció por 2-0 al Funebrero, en condición de visitante, y quedó escolta del líder Boca. Sólo perdió un partido en la Superliga.

Guillermo respalda a Bou: "Confío en él"

El técnico de Boca señaló que confía en Walter Bou para ocupar el lugar en la delantera de Darío Benedetto.

Argentina entrenará en el predio del Barcelona

El presidente de la AFA aseguró que está "todo arreglado" para que el seleccionado argentino se entrene en el predio de Barcelona.

En Vélez tienen una ilusión: Marcelo Bielsa

"Bielsa es un nombre que seduce", afirmó Serio Rapisarda, presidente electo del Fortín. Aunque se mostró cauteloso.

Kaprof le dio la victoria a Defensa ante Banfield

El Taladro cayó, de local, frente al Halcón por 1-0 en el primer partido de la décima jornada de la Superliga.

"No sé si tengo ganas de volver a River"

El mediocampista uruguayo Carlos Sánchez afirmó que quedó distanciado de la actual dirigencia de River.

Kovalev vuelve en Nueva York

Tras sus dos derrotas ante Andre Ward, el boxeador ruso regresa mañana, en el Madison Square Garden, ante el ucraniano Shabranskyy.

Holan pone suplentes en el clásico

Pensando en la Sudamericana, el entrenador de Independiente formará un equipo totalmente alternativo ante Racing.