LAS ENTREVISTAS DE EL GRáFICO

Jorge Ghiso en primera persona

- por Darío Gurevich: 22/05/2017 -

En River ganó el Metro 1975. En 1988 arrancó como técnico. Dirigió a trece equipos y obtuvo dos ascensos.

Su presente: da clínicas de fútbol en Sudáfrica y espera volver a dirigir.

ERA BUENO en el estudio. Fui abanderado en el colegio. A veces, los maestros nos llevaban a recitar a otras escuelas, todas por el barrio, en Belgrano. Iba junto a un grupo de chicos, entre los que estaba el Flaco Spinetta, que tenía un año más que yo.

ME EMOCIONA hablar sobre mis padres, Armando Jorge, que se murió a los 60 años, y Bianca, que todavía vive. Mi papá me transmitió la cultura del trabajo. Hacía zapatos; empezó de peón, se puso su empresita en lo que era nuestra casa y terminó con su fábrica, en la que había 20 empleados. Mi viejo creció a fuerza de trabajo. Todos los días se iba a las 4 de la mañana y volvía a las 8 de la noche. No nos íbamos de vacaciones; solo recuerdo que lo hicimos una vez. Mi mamá era ama de casa. Tenía todo prolijito y cocinaba espectacular.

DESDE CHICO me divertía jugar al fútbol. Pero mis padres no querían que jugara. Por eso, me escapaba para patear. Vivía a ocho cuadras de River y, a los siete u ocho años, me probé. “Volvé más adelante”, me dijeron. Y, a los nueve, se me dio. Hacía gimnasia en el club, y un día, por llegar tarde, perdí el micro en el que estaban mis compañeros. En el gimnasio del club se había armado un campeonato de fútbol y Palomino, el hombre que trabajaba con los chiquitos, me reconoció y me preguntó si quería jugar. Fenómeno: anduve bien, ganamos ese campeonato y, desde ahí, no me moví más. Eso sí: hubo que convencer a mis padres, en especial a mi mamá. Entonces, Palomino habló con mi papá y arregló la historia.

OSVALDO DIEZ me formó y me educó. Había empezado a los 13 o 14 años con Carlos Peucelle, que me enseñó la técnica. Diez, en cambio, me inculcó la táctica. Me explicó cómo tenía que cerrar, cómo debía abrir el campo, me enseñó a tirar diagonales para lastimar al rival. Además, remarcaba cómo había que comportarse. El tipo era recto, honesto y te decía la justa. Me marcó.

Los pasos iniciales de Vitrola en la Primera de River, allá por 1970.

ENRIQUE OMAR SIVORI fue el entrenador que más confianza me dio, el que me sacó el jugo. Yo era suplente en River, porque Pinino Mas jugaba siempre, no se lastimaba nunca y, si se lesionaba, salía a la cancha igual. “Usted es el número 1, viaja seguro”, me repetía Sívori. El periodismo de aquella época me daba afuera de los concentrados, y Sívori me metía fichas. Incluso, me llevó a la Selección Argentina sin ser titular en el club.

A CARMELO FARAONE también le agradezco. No era el entrenador del equipo y, en un momento flojo mío en River, se me acercó antes de un partido. “A veces, juéguesela. Apúntele al 4 y encárelo, si usted sabe”, me aconsejó. Y jugué mi mejor partido. A partir de ahí, entendí que a veces tenía que tocar y otras, encarar. Arranqué, por suerte, y empezó una mejor etapa.

ANGEL LABRUNA era un tipo simpático que se llevaba bien con los jugadores. No lo escuché dar muchas charlas técnicas, pero, en la primera que hizo, acertó en todo. Cuando me tuve que ir de River en el 75, me fue de frente. Era pícaro, vivo. Sabía hacer sus grupos. Antes, los periodistas no estaban tan encima, y el equipo era una camarilla de 20; o te metías o no jugabas.

NO ERA DE HABLAR MUCHO. Fortalecí mi personalidad a través del paso de los años y de la gente con la que me rodeé. En River, comenzamos a funcionar en 1975, año en el que Roberto Perfumo se incorporó al equipo. Yo lo escuchaba. Siempre me gustó oír y aprender de los tipos experimentados, porque son una guía. En el fútbol, tenés que ser observador, intentar copiar lo bueno y correr a un costado lo malo.

Cabeza levantada y pelota dominada en pleno ataque millonario, con curioso short.

ERA UN WING IZQUIERDO veloz, un tanto hábil, metía buenas diagonales y cabeceaba bien, pese a medir 1,74. A mí me gustaba meterme por el medio, pero no me dejaban. El wing gambeteaba y encaraba, y yo tocaba más, de primera, y buscaba los espacios y rotar por toda la cancha. Al irme de River, empecé a moverme de la raya para el centro en otros equipos, como Atlético Tucumán y Estudiantes. En Rayo Vallecano jugaba de doble 5: rotaba y tenía libertad. En Everton, terminé de volante, más por el centro, en 1984, cuando salimos campeones de la Copa Chile.

COMO JUGADOR EXPLOTE en la Universidad de Chile. Cuando era titular y andaba bárbaro en River, me rompí los ligamentos de la pierna contra Vélez. Después, volví y me transfirieron antes de que se terminara el Metro 75, el torneo que cortó la racha de los 18 años. Jugué el Nacional para Atlético Tucumán y me vendieron para la U en 1976. Ahí jugué muy bien y convertí un montón de goles.

ANTES había más espacios, y el futbolista tenía otra técnica. El 10 era el mejor de todos los equipos: Marito Zanabria, Carlos Babington, el Beto Alonso, Ricardo Bochini… De hecho, el Bocha la jugaba más rápido que los demás. Pero a estos tipos no les podían sacar la pelota y gambeteaban siempre.

EN LA SELECCION, jugué la gira previa al Mundial 74 que se hizo en 1973 por México, Alemania e Israel. Contra los alemanes, fui titular, hice un gol y les ganamos 3 a 2. Después, ellos salieron campeones del mundo. Antes se hacía todo al revés: al equipo que venía armado lo disolvieron a tres meses del Mundial. De todos modos, en 1974 me rompí los ligamentos y me quedé afuera de la Copa del Mundo. Lo sentí.

El gol recordado: lo convirtió para la Selección ante Alemania en 1973, en Munich; Sepp Maier, arquero y gloria germana, lo sufre.

AQUEL GOL que le metí a Alemania en 1973 fue lo más lindo que me pasó como futbolista. “Esta es su oportunidad, no la desaproveche; demuestre”, me dijo Jorge Kistenmacher, el profe de la Selección, antes del partido. “¡Puta!”, pensé. Después, convertí aquel gol que no era fácil de hacer. Yo no golpeé la pelota, sino que puse el pie para que la pelota me golpeara y pasara por arriba del arquero. Ahí aprendí que los goles son lindos cuando el grado de dificultad para resolver la jugada es alto.

SER ENTRENADOR es estresante. Ahora, si dirigís a la Vitroleta, al Atlanta de Cristian Castillo y Pepe Castro, o al Instituto de la Lora Oliva, dormís tranquilo. Me tocó dirigir a muy buenos equipos.

EL ASCENSO que logramos en Atlanta me dejó alegría, y el que conseguimos en Quilmes, tristeza, porque me tuve que ir. Pensaba en incorporar a siete u ocho jugadores, que Enzo Kalinski y Francisco Cerro andarían muy bien en Primera… No estaba equivocado. Pero los dirigentes me sacaron a mí, trajeron a 23 jugadores, y Kalinski y Cerro se fueron. Aquel equipo de Quilmes era ordenado, tenía gente experimentada que me parece sana. Bianco tuvo mérito en el armado del plantel; yo asumí para la segunda rueda del torneo y le di juego para adelante, con Miguel Caneo y otros chiquitos.

LA VITROLETA jugaba de memoria. Aquella Reserva de River generaba que me sentara en el banco para ver los partidos. El equipo tenía siempre la pelota. Había jugadores fantásticos: el Pato Toranzo, la Gata Fernández, el Hachita Ludueña, Falcao, Gonzalo Higuain, Menseguez, Sambueza, Osmar Ferreyra, el Pony Oyola, Mareque. A Ahumada lo puse de 4, porque Mascherano era el 5. Atrás, venían Jesús Méndez, René Lima, Nico Domingo. A mí me decían que era un fenómeno por la Vitroleta. Pero no: solo formé a los muchachos, no los hacía jugar. Los fenómenos eran ellos. Por eso, el equipo jugaba tan bien y ganaba.

En los 70, nadie se lo tomaba a mal: con la de Boca dada vuelta tras un cambio de camisetas en un clásico.

MASCHERANO ES UN FENOMENO: corre más rápido para atrás que para adelante, presiona bárbaro… No entiendo cómo lo critican. Considero que será un gran entrenador. A los 17 años quería saber el porqué, se quedaba después de las prácticas para preguntar conceptos. Vivía preocupado. Ya jugó en tantos clubes en el mundo que está para enseñarme a mí.

GONZALO HIGUAIN era enganche y volaba. Tenía potencia, arrastraba marcas, pateaba de todos lados y convertía. En un clásico de la Reserva en la Bombonera, lo puse de 9, hizo dos goles y no le cambiaron más el puesto. Si está bien, es un 9 extraordinario.

EL PATO TORANZO es uno de los jugadores más inteligentes que dirigí: hacía muy bien el carril derecho, le pegaba a la pelota con clase y tenía visión de juego. Pero, como no se tiraba al suelo, como no te raspaba con los tapones, no lo querían. Por suerte, Angel Cappa llegó a Huracán, y el Pato la rompió.

LA LORA OLIVA fue un crack; quizá la gente no lo conozca. Era fantástico verlo en la cancha. Le pegaba con la misma violencia con las dos piernas, era inteligente y veloz, y, cuando pasaban los mejores goles, estaban los de él. ¿Por qué no se dimensionó su figura? Porque de Instituto se fue a Japón; no dio el salto, no jugó en equipos grandes, como River o Racing.

Ya como entrenador, festeja el ascenso con Atlanta a la B Nacional en 1995. Luego, en 2010, llevaría a Quilmes a la A.

A WANCHOPE ABILA lo fui a buscar a la casa. Hablamos y lo convencí para que volviera a Instituto. La charla duró diez minutos; lo miré a los ojos y le dije con sinceridad lo que iba a pasar. Pero, en ese momento, estaba para pelear contra Mike Tyson. Hacía ocho meses que solo levantaba pesas y no corría. Tardamos seis o siete meses en ablandarlo. Después, lo recomendé para Sarmiento, un ayudante mío lo sugirió para Morón, y ahí Abila empezó a aflojarse para convertirse en el goleador que vemos hoy.

A MESSI Y A RONALDO no se los puede comparar en lo futbolístico. El portugués es un fenómeno, pero resulta otra cosa. Hoy, el jugador más completo del mundo es Messi, como antes fueron Maradona y Pelé. No hay que comparar a nadie. Es imposible hacer lo que hace Messi y a la velocidad que lo desarrolla.

VEO AL BARCELONA y me deleito. Puede ganar, empatar o perder, pero qué importa. Si entre Iniesta, Messi, Neymar y Suárez arman seis o siete jugadas brillantes por partido. Observar al resto de los equipos no me interesa.

SI HUBIERA SIDO MAS POLITICO, hoy dirigiría en el fútbol argentino. Varios representantes, que están en el candelero, me llamaron para que trabajara con ellos. Sin embargo, seguí con Brian Costa, que me había ayudado en un momento difícil. No tenía nada firmado, pero no le fallo a la gente. Cuando doy la palabra, la sostengo a muerte. De hecho, rechacé la oferta de la Liga de Quito, mientras dirigía a la Reserva de River. Manuel Pellegrini me había recomendado, era la posibilidad de estar al frente de la Primera División de un equipo que después fue campeón de América. Pero me quedé porque tenía contrato en River. En ese tiempo, también, Luis Segura me vino a hablar dos veces para dirigir a Argentinos. Pero le agradecí y le dije que no. Porque, cuando me comprometo, lo hago hasta el final. Es cierto que me fui de Ferro en la mitad de una temporada, pero no lo dejé para irme a Quilmes. Eso es mentira. Ferro me dejó a mí, no me cumplió en nada. Era la época mala del club. Por supuesto que me gustaría volver a dirigirlo. Porque Ferro es un buen club.

MUY POCOS DIRIGENTES saben de fútbol. A veces, los directivos te invitan a comer un asado y te das cuenta de que se quieren poner la 9. Algunos son buenísimos para gestionar, para lo económico, pero no así para lo futbolístico. De todas maneras, conviví con dos dirigentes que sabían mucho de fútbol: Julio Grondona y José Luis Meiszner.

Aquí y ahora, sueña con volver a dirigir.

ESTOY DE ACUERDO con distintos tipos de entrenadores. Carlos Bilardo tiene su mérito; Osvaldo Zubeldía, Angel Labruna, el Flaco Menotti y Marcelo Bielsa también lo tienen, y son todos diferentes. A mí me marcó Carlos Timoteo Griguol; iba a ver sus prácticas para aprender. Yo sabía cómo había que atacar, pero necesitaba nutrirme del trabajo defensivo. En el fútbol, hay lugar para todos. Porque nadie es dueño ni de la verdad ni de la razón.

LA EXPERIENCIA se subestima en el fútbol argentino. El Flaco Menotti podría aportar muchísimo; todavía está lúcido y preciso, y sabe cómo transmitirlo. Yo lo escucharía durante horas.

NO ESTOY CON EL BASTON; todavía puedo trabajar en una cancha. Hace tres años que doy clínicas de fútbol en Port Elizabeth, en Sudáfrica, junto a Cristian Castillo. También, me contratan empresas en la Argentina para dar charlas de manejo de grupo. Pero sueño con volver a dirigir.

Por Darío Gurevich / Fotos: Emiliano Lasalvia y Archivo El Gráfico

Nota publicada en la edición de abril de 2017 de El Gráfico

Por Darío Gurevich: 22/05/2017

Para seguir leyendo:

1991. Heroico: Boca 4 - River 3

Superclásico #17 por Libertadores. Noche soñada de Boca en la Bombonera, remonta un resultado adverso de 1 a 3 y termina ganándolo, con un golazo de Latorre, 4 a 3. CRÓNICA, FOTOS Y VIDEO.

1919. La más hermosa página de fraternidad

Debido a la lesión y muerte del arquero uruguayo Roberto Chery, la selección argentina, luciendo “la Celeste”, toma el lugar de la uruguaya en un compromiso con Brasil, en un gesto de hermandad inmortal.

1974. Queríamos tanto a Ringo

Oscar “Ringo”Bonavena, uno de los boxeadores más populares de nuestra historia, en 1974 recorría el mundo con esta remera. La foto nos la pidió Antonio Navarro al mail: elgrafico.com.ar/contacto

1976. La inolvidable noche de Galíndez

Por Robinson: “Herido, sangrante, lesionado, casi ciego… así le gano a Kates, así se convirtió en ídolo”. Una pelea épica, en defensa del título, que forma parte de la historia grande del boxeo. VIDEO

16 de Noviembre de 1971, volvió Nicolino, volvió el show

Victoria del boxeador argentino ante el español Antonio Ortiz por puntos. El Intocable Iría por la sexta defensa del título superligero ante Cervantes en el mes de diciembre en el estadio Luna Park.

1985. ¿Quién será el campeón?

Después de la primera final del Nacional sin goles, Batista, de Argentinos, y Larraquy, de Vélez, pugnan en la redacción de El Gráfico por el estandarte más deseado. Al final se lo quedaría el Checho…

La revancha de Pepino

El artillero de Boca, José “Pepino” Borrello, y el arquero de River, Amadeo Carrizo, vivieron a mediados de los ’50 un duelo tremendo. Esta es la historia de donde nació esa bronca superclásica.

1986. La revista de la primera Copa de River

Otro número de El Gráfico digital histórico: River derrota a América de Cali con gol de Funes y se consagra campeón de la Libertadores. Después de dos subcampeonatos (’66 y ’76) la tercera final fue la vencida.

1986. Ruggeri: “tengo tanta fe en ganar la Copa como la tenía antes del Mundial”

A través de la entrevista al central de River, se hace un repaso de la victoria sobre Boca por 1 a 0 para cerrar el Grupo 1 y poner al Millonario en Semifinales de Libertadores. Fue el superclásico #16 en la Copa.