LAS FOTOS DE EL GRáFICO

Las duplas: Perinetti y Ochoa

- por Redacción EG: 05/05/2017 -

Natalio Perinetti, un 7 vertiginoso, Pedro Ochoa, un 8 gambeteador. Juntos formaron uno de los mejores binomios de la historia. En Racing fueron campeones en 1919, 1921 y 1925.

El viernes 5 de abril de 1946, casi 20 años después que se retiraran estos cracks, El Gráfico abría su edición Nro. 1395 con la siguiente nota:

FIGURAS INOLVIDABLES: PERINETTI-OCHOA.

Ha quedado en el recuerdo. Y cuando una cosa perdura es porque vale. No entremos a comparar épocas: cada figura deportiva de relieve es de su momento, como lo son los records. Puede asegurarse una cosa, que el ala derecho de Racing estuvo integrada por dos jugadores de calidad: Natalio Perinetti y Pedro Ochoa. Que los centros académicos del puntero hoy servirían para que a los arqueros les tomaran buenas fotos; que el gambeteo de Ochoíta no encajaría en el fútbol moderno y estaría lejos de la característica profesional, nada de eso interesa. Lo único inobjetable es la calidad. Y bien: el hombre de la clase lo sería de cualquier época, de aquella a que perteneciera, porque la clase no tiene época. Más atrás o más adelante en el tiempo, Perinetti-Ochoa habrían sido igualmente grandes.

Pocos binomios se entendieron tanto con tan escasas palabras. Hablando poco, se comprendían. Mostraron siempre caracteres opuestos. Pero jugando, encontraban el lenguaje afín. Se advertía en ellos tal intuición que se adivinaban los pensamientos. O los conocían. Un pase del winger al insider, éste se desplazaba hacia el centro y el puntero que corría, al parecer, sin ninguna razón. De pronto, media vuelta del entreala y el pase medido calibrado. A veces, Natalio hacía “la calesita”: se ponía a dar vueltitas en un trotecito escarceador. Causaba gracia al verlo. Solía detenerse bruscamente, iniciar un arranque, hacer carreritas cortadas, a piques... y llegar justo al pase. ¿Lo ordenaba Perinetti mentalmente o lo intuía Ochoa? El insider la llevaba atada a los pies. Si el half venía de la derecha, la pasaba a la izquierda; o viceversa. Con cara huraña, con gesto de enojo, daba la sensación de que no quería jugar. Sin embargo, sentía el placer del aficionado, la pasión del muchacho portero que viene apilando gente. Hace veinte años la admirábamos: hace mucho que la recordamos. Cuando se cita el ala de Racing, o quiere fechas. Parece que hubo una sola. Es la inolvidable, la que cerrando los párpados, todavía la vemos jugar...

Se habla de la velocidad actual, del estado físico que requiere, de que los arqueros salen y cortarían los centros bombeados de antes... Nada interesa. El tiempo ha respetado una calidad. Y la calidad se impone en todo tiempo.

(El Gráfico 5 de abril de 1946)

Por Redacción EG: 05/05/2017

Para seguir leyendo:

Nosotros, los hincha pelotas (parte 1)

La primera entrega de fotografías incunables del archivo de El Gráfico, con escenas entrañables de todas las épocas, de lo más hermoso y fiel que se puede encontrar en una cancha: los hinchas.

Calor de horno de barro y aroma de pan casero

Tras un partido en Mendoza con Huracán, Osvaldo Ardizzone acompaña al inolvidable Roque Avallay a su casa natal, allá en Maipú, donde están sus viejos afectos. Una nota con algo de fútbol, y mucho de vida.

Golazos Criollos: Juárez le rompe el arco a Fillol en 1981

El veloz puntero izquierdo de Ferro, protagonista del campeonato en la pelea con Boca, le gana a River de visitante con este fortísimo remate de pierna derecha, inatajable para el gran “Pato”.

Mi personaje favorito: Carlos Pairetti

1972. Roberto Cardozzo destaca la figura del piloto del Turismo de Carretera, oriundo de Santa Fe, que brilló en el campeonato de 1968, en el que el “Trueno Naranja” se quedó con el título.

Una jugada inexplicable

En la Liga de Arabia Saudita, se enfrentaron el Al Faisaly frente al Ohod. En el ataque del Faisaly se dio este suceso de errores e infortunios que termina de la mejor manera posible para que sea antológica.

Homenaje

Borocotó rescata una historia chiquita, que sucedía en la Maratón de los Barrios, sobre una de las cosas más difíciles de sobrellevar en esta vida: ese agujero en el alma que nos dejan nuestros muertos queridos.

24 de Septiembre de 1932, “el imbatible remero australiano”

Henry Robert Pearce ya había ganado el oro en los Juegos Olímpicos de Amsterdan, en 1928, y al repetir el primer lugar en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles de ese año, pasó a ser leyenda.

El Superclásico expuesto

El Gráfico no se rinde y quiere compartir las mejores imágenes de nuestro fotógrafo Alejandro Del Bosco de la victoria de River 2 a 0 frente a Boca en la Bombonera. 17 instantes del clásico de los clásicos.

El mejor resumen del superclásico con sonido ambiente

Lo más importante del gran triunfo de River en la Bombonera. Con justicia el equipo de Gallardo venció a Boca con dos golazos: el Pity Martínez en el primer tiempo y Scocco en el segundo.