HOCKEY

Los Leones, la osadía

- por Darío Gurevich: 31/03/2017 -

La medalla dorada olímpica que perseguía el hockey argentino la consiguieron los varones. El convencimiento, el trabajo ligado al esfuerzo y el abismal crecimiento. Narración de una gesta histórica.

Retegui, el entrenador, levanta al lesionado Matías Paredes. La unión también hizo a la epopeya.

¡Locura! Argentina acaba de ser campeón olímpico en hockey sobre césped masculino. Carlos Retegui, el head coach, se sube a los hombros a Matías Paredes, que se perdió la final por lesión –al igual que Matías Rey–, para sumarlo al festejo. Retegui es así: impulsivo y pasional. Resulta capaz de entrenar a tres seleccionados en menos de 12 horas con la misma vehemencia e intensidad. Fue el único entrenador que dirigió a Las Leonas y a Los Leones a la vez en un Mundial, data de La Haya 2014. “Hay que dejar hasta la última gota de sudor”, repetía cuando era jugador, misma fórmula que mantiene como head coach. Chapa salió campeón del mundo, subcampeón olímpico y ganó tres veces el Champions Trophy con Las Leonas. Pero sabía que tenía una deuda: pulverizar la estadística y torcerle el brazo al maldito destino junto a Los Leones. No le alcanzó haber logrado el histórico tercer puesto en el Champions Trophy de Rotterdam 2008. Tampoco lo llenó la primera y única vez que el equipo terminó tercero en una Copa del Mundo, en La Haya 2014. El tipo tiende a superarse. El oro olímpico no le curará la herida por no haber clasificado al seleccionado para los Juegos de Beijing 2008. Porque son cosas diversas, que no hacen a un buen maridaje. Por eso, retomemos, vamos a focalizarnos en Río 2016.

El conocimiento del grupo –que, en su mayoría, lleva una década o más en la órbita de los seleccionados–, la madurez justa, el trabajo ligado al esfuerzo y el convencimiento fueron las claves que se fusionaron para concretar el crecimiento abismal de Los Leones, una construcción que viene hace nueve años. El equipo no escatimó sacrificio ni en los entrenamientos ni adentro de la cancha. Siempre corrió como condenado, sea en las concentraciones en Mar del Plata, en las prácticas en Buenos Aires o a la hora de la verdad en Río. Cuando tuvo la bocha, protagonizó. Priorizó la defensa y el ataque rápido, contó con la capacidad goleadora de Gonzalo Peillat en el córner corto (11 goles), con la templanza de Juan Ignacio Gilardi para meter un penal trascendental contra España –que hoy vale la medalla–, con el liderazgo de Pedro Ibarra y con el coloso de Juan Manuel Vivaldi en el arco. Argentina dominó y sometió a sus rivales, jugó a alta intensidad y hasta barrió, por 5 a 2, al bicampeón olímpico, Alemania, en las semifinales. Antes, había empatado ante Holanda (3-3) y Alemania (4-4), había caído frente a India (2-1), y había vencido a Canadá (3-1), Irlanda (3-2) y España (2-1). Después, se dio la victoria contra Bélgica (4-2), la gloria eterna y la escalada hasta el segundo puesto del ranking internacional.

“Hubo un convencimiento grupal como nunca viví en el seleccionado. Esta medalla era lo que veníamos a buscar”, declaró Vivaldi. “¿Qué hicimos?”, se preguntó Peillat. “¡Qué quilombo armamos!”, la siguió Vivaldi. “No soy consciente, no caemos, es impensado”, sostuvo Ibarra. “Hace ocho años, no pudimos clasificarnos a los Juegos. Hace cuatro, salimos décimos. Hoy, somos campeones”, resumió Juan Martín López. “Internamente sabíamos que estábamos para pelear por una medalla. El equipo explotó en el tercer o cuarto partido. Cuando escucho que somos los mejores, no lo creo. Ahora, estamos en la cima y habrá que mantenerse. Costará”, concluyó Lucas Vila.

Tardaremos en dimensionar la conquista de Los Leones, la primera medalla dorada olímpica para el hockey argentino en la historia. Los jugadores y el cuerpo técnico ya se transformaron en leyendas, aunque todavía no lo crean.

Por Darío Gurevich / Foto: AFP

Nota publicada en la edición de septiembre de 2016 de El Gráfico

Por Darío Gurevich: 31/03/2017

Para seguir leyendo:

Golazos Criollos: Marcelo Espina, de mitad de cancha en 1994

En su segundo ciclo en Platense, hizo uno de los mejores goles de su vida pero como el rival fue Lanús, el último club donde había jugado, no lo gritó. Hombre con códigos.

2005. COUDET 100x100

A los 30 años, Eduardo Coudet recibe a El Gráfico para someterse a las 100 preguntas. Querido en todos los clubes donde jugó, el actual técnico de Racing, repasa su catálogo de diabluras.

Superliga : todos los goles de la fecha 6

En el podio: el del Pity en el Superclásico, el que armaron Álvarez y Matos en Atlético Tucumán y el golazo desde 30 metros de Mendoza para el Globo. Con sonido ambiente

El triunfo de Racing para ser puntero

Racing le ganó a Unión 1 – 0 en Avellaneda, con gol de cabeza de Augusto Solari. De esta manera el equipo de Coudet encabeza en soledad la Superliga. La síntesis con sonido ambiente.

Calor de horno de barro y aroma de pan casero

En 1972, tras un partido en Mendoza con Huracán, Osvaldo Ardizzone acompaña al inolvidable Roque Avallay a su casa natal, allá en Maipú, donde están sus viejos afectos. Una nota que parece un poema.

25 de Septiembre de 1973, el triunfo del “equipo fantasma”

Fornari, Poy y Kempes, los rostros de una Selección Argentina que tuvo la misión de entrenarse por varias semanas en la altura de Tilcara para enfrentar a Bolivia y conseguir una victoria clave por Eliminatorias.

Golazos Criollos: Juárez le rompe el arco a Fillol en 1981

El veloz puntero izquierdo de Ferro, protagonista del campeonato en la pelea con Boca, le gana a River de visitante con este fortísimo remate de pierna derecha, inatajable para el gran “Pato”.

Mi personaje favorito: Carlos Pairetti

1972. Roberto Cardozzo destaca la figura del piloto del Turismo de Carretera, oriundo de Santa Fe, que brilló en el campeonato de 1968, en el que el “Trueno Naranja” se quedó con el título.

Una jugada inexplicable

En la Liga de Arabia Saudita, se enfrentaron el Al Faisaly frente al Ohod. En el ataque del Faisaly se dio este suceso de errores e infortunios que termina de la mejor manera posible para que sea antológica.