FúTBOL ARGENTINO - PRIMERA

El Pity Martínez tuvo su gran partido

- por Redacción EG: 22/03/2017 -

Tantas veces criticado por los hinchas, el volante de River fue la gran figura en el triunfo de anoche ante Lanús.

Gonzalo Martínez

Desde que llegó a River, Gonzalo Martínez nunca pudo convencer al público. Su talento está a la vista, pero se lo critica por sus errores a la hora de tomar decisiones. Suele empezar muy bien las jugadas pero se nubla a la hora de la finalización. Por eso, en el último tiempo, cada vez eran más los murmullos que se escuchaban cada vez que perdía la pelota.

Sin embargo, su gran actuación de ayer podría ser el comienzo de su reivindicación. Marcelo Gallardo sorprendió y lo ubicó sobre la banda derecha. Allí arrancó siempre a máxima velocidad pero, al llegar hasta el fondo, se veía obligado a frenar y pensar, por lo que pudo darle mejores finales a sus acciones. Algo similar le ocurre a Ángel Di María, que al ser zurdo y tener tanto vértigo, velocidad y habilidad, rinde mejor por la derecha.

Anoche, el Pity se cansó de desbordar a Maximiliano Velázquez, que tuvo que ser reemplazado porque estaba al caer la segunda amonestación. El ex Huracán participó de los tres goles del equipo, anotando uno, e incluso pudo haber marcado otro, con un gran remate a distancia que se estrelló en el travesaño. Como para reforzar la idea de que las cosas pueden empezar a cambiar, ayer hasta tuvo buena suerte, ya que, en su gol, la pelota se desvió en un defensor y descolocó al arquero.

Esta nueva posición podría hacer explotar las grandes condiciones que tiene Martínez, lo que sería una gran noticia para River. Es el jugador con mayor desequilibrio individual del plantel y haber encontrado la posición en la que se siente cómodo puede ser clave para los importantes compromisos que se le vienen al equipo.

Por Redacción EG: 22/03/2017

Para seguir leyendo:

El superclásico en todos los tiempos (I)

Esperando el duelo del domingo, ofrecemos la primera entrega de fotografías de nuestro archivo del clásico de los clásicos a lo largo de la historia. Historias, partidos y personajes de un enfrentamiento eterno.

A la carta:1999. La vida es bella

Seguimos cumpliendo los deseos de nuestros seguidores. Pablo Corbalán nos pidió una foto que salió en la revista el día que Boca le ganó a Racing 4 a 0 con dos goles de Barijho. De nada Pablo.

Golazos Criollos: Maradona y un excelente tiro libre en 1995

Gran pegada del 10 para darle la victoria a Boca sobre Argentinos, el club que lo vio nacer, por la Fecha 10 del Torneo Apertura. Diego volvía a gritar un gol en su reciente regreso a Boca.

1968. La expulsión más loca de la historia de la Copa

Se enfrentaban Estudiantes e Independiente por cuartos de final. Segundos después de ingresar, Urruzmendi del Rojo, le pega una piña a Aguirre Suárez. La crónica, las fotos y la explicación de una locura histórica.

Vida y milagros del Club San Lorenzo de Almagro

En 1924, El Gráfico se propuso publicar cómo fueron los particulares orígenes de uno de los clubes más importantes de la Argentina y del que no había registros oficiales sobre su fundación.

20 de Septiembre de 1919, el ingeniero que fue piloto en la Primera Guerra Mundial

Vistiendo el uniforme de la Aeronáutica Militar de Francia, el argentino Vicente Almandos Almonacid combatió por los aliados en el lamentable y devastador acontecimiento.

Lo mejor de la victoria de Boca frente a Cruzeiro

El equipo xeneize hizo los deberes en la Libertadores y se quedó con un buen triunfo frente a Cruzeiro, con goles de Zárate (golazo) y de Pérez, Imperdible la salvada de Barrios sobre la línea.Con sonido ambiente.

El choque de Andrada no apto para sensibles

Así fue el impresionante cabezazo de Dedé que impactó de lleno en la cara del arquero de Boca. Andrada quedó seminconsciente y sangrando en el piso; milagrosamente siguió jugando. Discutible expulsión de Dedé.

Gran pared con Pérez y golazo tres dedos de Zárate

Excelente jugada y definición para el 1 a 0 de Boca frente a Cruzeiro. Tras un córner Zárate habilitó a Pablo Pérez que se la devolvió redonda para que Mauro defina con tres dedos. Un gol imprescindible.