ONSIDE

Miguel Novillo Astrada, pim, pum, pam

- por Redacción EG: 16/03/2017 -

El polista en respuestas cortitas y… al taco.

En mi iPod suena... rock, aunque escucho de todo un poco. 

Cuando me enojo... soy bastante descontrolado.

Mi ídolo en mi infancia era... Batman.

El mejor lugar que conocí por trabajo es... Miami, porque está sobre el mar.

Amo... la vida.

Detesto... las injusticias.

En mi tiempo libre... me gusta leer.

No me puede faltar... mi mujer, Marina.

Mi comida preferida es... el asado.

Mi bebida favorita es... la Fanta.

No entiendo nada sobre... química y astrología.

Mi defecto es... que soy impuntual. Para todo lo referido al polo, llego a horario. Pero, en el resto de mis actividades, soy un desastre. 

Pocos saben sobre mí... que soy jodón.

Mi lugar en el mundo es... La Aguada. Nací y desarrollé mi vida acá.

Le tengo miedo a... la vejez.

No duermo sin antes... rezar.

Mi sueño es... jugar al polo con mis hijos.

La magia de los elegidos
Es uno de los bastiones de una familia que ostenta una tradición de más de seis décadas en el polo. Tiene 42 años, y hace 22 que debutó en el Campeonato Argentino Abierto -léase Abierto de Palermo-, cuando integró Los Indios. En la temporada 2003, hizo estremecer a los poleros. La Aguada de los Novillo Astrada conquistó la Triple Corona, trilogía que contempla el Abierto de Tortugas, de Hurlingham y de Palermo; un privilegio que solo cinco organizaciones lograron. Incluso, La Aguada se convirtió en el único equipo de la historia formado por cuatro hermanos en conseguir el título más importante del polo mundial. Miguel fue elegido el jugador más valioso de aquella final de Palermo 2003 y se transformó en un 10 de hándicap, el primero en su familia en alcanzarlo. Tras un año de descanso en la temporada argentina, se puso la camiseta número 3 para volver a jugar en familia, en La Aguada Las Monjitas, e intentar consagrarse de nuevo.

Nota publicada en la edición de noviembre de 2016 de El Gráfico

Por Redacción EG: 16/03/2017

Para seguir leyendo:

1919. La más hermosa página de fraternidad

Debido a la lesión y muerte del arquero uruguayo Roberto Chevy, la selección argentina, luciendo “la Celeste”, toma el lugar de la uruguaya en un compromiso con Brasil, en un gesto de hermandad inmortal.

1976. La inolvidable noche de Galíndez

Por Robinson: “Herido, sangrante, lesionado, casi ciego… así le gano a Kates, así se convirtió en ídolo”. Una pelea épica, en defensa del título, que forma parte de la historia grande del boxeo. VIDEO

16 de Noviembre de 1971, volvió Nicolino, volvió el show

Victoria del boxeador argentino ante el español Antonio Ortiz por puntos. El Intocable Iría por la sexta defensa del título superligero ante Cervantes en el mes de diciembre en el estadio Luna Park.

1985. ¿Quién será el campeón?

Después de la primera final del Nacional sin goles, Batista, de Argentinos, y Larraquy, de Vélez, pugnan en la redacción de El Gráfico por el estandarte más deseado. Al final se lo quedaría el Checho…

La revancha de Pepino

El artillero de Boca, José “Pepino” Borrello, y el arquero de River, Amadeo Carrizo, vivieron a mediados de los ’50 un duelo tremendo. Esta es la historia de donde nació esa bronca superclásica.

1986. La revista de la primera Copa de River

Otro número de El Gráfico digital histórico: River derrota a América de Cali con gol de Funes y se consagra campeón de la Libertadores. Después de dos subcampeonatos (’66 y ’76) la tercera final fue la vencida.

1986. Ruggeri: “tengo tanta fe en ganar la Copa como la tenía antes del Mundial”

A través de la entrevista al central de River, se hace un repaso de la victoria sobre Boca por 1 a 0 para cerrar el Grupo 1 y poner al Millonario en Semifinales de Libertadores. Fue el superclásico #16 en la Copa.

15 de Noviembre de 1983, “Martillo” Roldán gana y va por Hagler

En las Vegas, Nevada, el boxeador argentino noqueó a Frank "The Animal" Fletcher en el 6° Round y despejaba así el camino que lo pondría de frente con el campeón “Maravilla” Hagler

El pequeño Jaime Lema

Un caso extraordinario fue el de Jaime Lema quien atajó en San Lorenzo en los años 20 y 30, siendo campeón en 1933. Medía 1.60 siendo, hasta hoy, el guardavalla más chico del profesionalismo. Su recuerdo.